header_search header_signed-out header_signed-in header_cart sharefilled circlex circleexclamation iherbleaf
checkoutarrow
CO
agregado al carrito de compras
Total:
Descuento:
Juntos:
Cantidad:
Total de Pedido:
Proceder a Pagar
Clientes tambien compraron:
Ayuda 24/7
beauty2 heart-circle sports-fitness food-nutrition herbs-supplements
Condiciones

Suplementos naturales durante la quimioterapia

27 Abril 2017

Para muchas personas, el solo hecho de pensar en la quimioterapia evoca aterradoras imágenes de náuseas, vómitos, diarrea y sensación de debilidad. Sin embargo, las últimas medicaciones han hecho de los tratamientos de quimioterapia algo mucho más tolerable que anteriormente. Aun así, la quimioterapia puede causar diversos efectos adversos que están muy relacionados con el tipo de quimioterapia, la dosis y la duración de los tratamientos, además de la salud general del paciente y su historial previo a la quimioterapia.

Uno de los problemas de la quimioterapia es que actúa contra la división celular, ya sean o no células cancerígenas. Esto significa que a las células del intestino, de la médula ósea y de los folículos capilares, que se dividen continuamente, también les afectará la quimioterapia. Por suerte, existen productos naturales que pueden protegernos contra los efectos dañinos de la quimioterapia a la vez que aumentan su efectividad. Vale la pena incluir las medidas naturales que recomiendo en el plan de tratamiento contra el cáncer, ya que pueden significar la diferencia entre la vida y la muerte.

Junto con ciertas y fundamentales guías alimenticias, existen cinco suplementos clave que pueden usarse para complementar cualquier forma de quimioterapia o radiación.

Además, es importante tomar coenzima Q10 si tomas también doxorrubicina (adriamicina) u otro tipo de agente de quimioterapia que dañe el corazón. ¿Cuáles son las generales guías alimenticias que deben de seguirse? Dados los problemas de náuseas y vómitos que a veces causa el propio cáncer y muchos agentes de la quimioterapia y/o la radiación, muchos pacientes de cáncer desarrollan anorexia (la pérdida de apetito o deseo de comer). La situación es problemática, ya que puede llevar a una enfermedad conocida como "caquexia", un síndrome caracterizado por la debilidad y por una continua y evidente pérdida de peso, grasa y masa muscular. Se estima que aproximadamente el 40 % de los pacientes de cáncer fallecen de malnutrición en lugar de por la propia enfermedad. La importancia de una buena nutrición en la batalla contra el cáncer es más que evidente. 

Los pacientes de cáncer con un mejor estado nutricional pueden tolerar mejor la quimioterapia y sus efectos secundarios. Una persona en plena quimioterapia con un estado nutricional pobre puede desarrollar un progresivo debilitamiento y una menor resistencia a la infección, lo que a veces puede tener consecuencias fatales. 

Las siguientes sugerencias dietéticas pueden ayudar a mejorar el estado nutricional en pacientes con cáncer:

  1. Hacer comidas pequeñas con frecuencia (cada 1-2 horas).
  2. Beber un batido rico en proteínas que contenga entre 20 y 30 gramos de proteínas de suero de leche dos veces al día.
  3. Beber entre 500 y 700 ml de zumo de frutas o verduras frescas diariamente (zumo natural casero).
  4. Usar condimentos, especias y aderezos, evitando, eso sí, los aderezos muy dulces o muy amargos. Una mayor sensibilidad al gusto de los alimentos puede hacer que pierdan el sabor o resulten aburridos.
  5. Comer alimentos suaves o húmedos, y evitar los alimentos duros y secos.
  6. Dar bocados pequeños y masticar los alimentos completamente.
  7. Beber al menos 1 litro y 400 ml de agua todos los días, además de los 500-700 ml de jugo de frutas o verduras frescas.

¿A qué se refiere cuando dicen consumo regular de bebidas “verdes”?

"Bebidas verdes" es el término que utilizamos para describir el té verde y otros productos disponibles en el mercado que contienen cebada, trigo o algas deshidratadas, como la chlorella o la spirulina, que después se rehidratan mezclándolas con agua. El producto que recomiendo, Enriching Greens®, contiene fitoquímicos, que resultan especialmente útiles para luchar contra el cáncer. No se recomiendan las bebidas verdes para pacientes que tomen coumadina (Warfarina), un medicamento que impide que se formen coágulos e interfiere con los efectos de la vitamina K. Dado que las bebidas verdes pueden ser una buena fuente de vitamina K, es importante que las personas que toman coumadina eviten este tipo de bebidas.

¿Deben evitarse los antioxidantes durante los tratamientos de quimioterapia?

Una de las recomendaciones más polémicas para mejorar los efectos de la quimioterapia (y la terapia de radiación) es la de usar nutrientes antioxidantes durante la fase activa del tratamiento. Aunque no es especialmente preocupante usar nutrientes antioxidantes tras terminar un ciclo de quimioterapia o radiación, muchos oncólogos temen que los nutrientes antioxidantes puedan interferir con la eficacia de las terapias convencionales. ¿El miedo está justificado?

Según muchos expertos, la respuesta es que no.1,2 El Dr. Kedar Prasad y sus colegas del Centro de Investigación de Vitaminas y Cáncer de la Universidad de Colorado (Departamento de Radiología en el Centro de Ciencias de la Salud) de Denver figuran entre los más reconocidos expertos en este campo. El Dr. Prasad ha explicado que la preocupación por usar altas dosis de antioxidantes durante los tratamientos de quimioterapia y radiación “no son válidos”. El Dr. Prasad considera que “en base a los resultados de nuestros estudios propios y de otros, hemos propuesto la hipótesis de que los suplementos de altas dosis de multivitaminas antioxidantes, junto con una modificación de la dieta y cambios en el estilo de vida, pueden mejorar la eficacia de las terapias de cáncer estándar y experimentales, ya que reducen la toxicidad en las células normales y aumentan los efectos de inhibición del crecimiento sobre las células cancerígenas”.

En resumen, además de innumerables estudios con animales, la mayoría de los estudios con personas han demostrado que los pacientes que tomaron antioxidantes durante la quimioterapia y/o la radiación toleran mejor los tratamientos estándar, tienen una mejor calidad de vida y, lo que es más importante, viven más que los pacientes que no tomaron suplementos. Por ejemplo, la conclusión de un estudio, en el que pacientes con un cáncer pulmonar de células pequeñas recibieron una combinación de quimioterapia de ciclofosfamida, adriamicina (doxorubicina) y vincristina con radiación y una combinación de antioxidantes, vitaminas, micronutrientes y ácidos grasos, este apoyo nutricional prolongó significativamente el tiempo de vida de los pacientes.3

Pero mi oncólogo me ha dicho que las pruebas científicas indican que los antioxidantes afectan a la quimioterapia. ¿Qué debo hacer?

Cuando los oncólogos hablan de “pruebas científicas” que demuestran que los antioxidantes afectan a la quimioterapia y la radiación, tienden a ignorar el hecho de que la mayoría de los estudios de este tipo muestran unos efectos predominantemente beneficiosos. Las pruebas científicas a las que suelen referirse los oncólogos son principalmente estudios con animales en los que se alimentan los mismos (normalmente a través de una inyección en los intestinos) dosis de un antioxidante que excede por mucho la cantidad recomendada normalmente, o bien estudios in vitro (tubos de ensayo) que han usado concentraciones de antioxidantes que no se pueden alcanzar en organismos vivos.

Por ejemplo, cuando se administra vitamina E a ratones en dosis que no es probable conseguir con un suplemento normal en humanos (por ejemplo, dosis mayores de 35 000 UI) puede reducir la efectividad de la terapia de radiación.4 No obstante, según los estudios con animales y personas, la vitamina E en dosis habituales no afecta a la quimioterapia ni a la terapia de radiación, y, de hecho, parece mejorar el funcionamiento de estos tratamientos.5,6 Lo mismo puede aplicarse a la CoQ10 y a muchos otros antioxidantes. La única excepción es N-acetilcisteína (NAC), un derivado de la cisteína aminoácida natural. No se ha probado que la NAC afecte significativamente a los resultados del tratamientos, y acarrea cierto riesgo de inhibir los agentes de la quimioterapia (por ejemplo, la cisplatina). 7,8

Por tanto, no recomiendo que se use durante ningún tratamiento activo con ningún agente de quimioterapia. Una vez ha finalizado la quimioterapia, la NAC puede resultar beneficiosa para revertir cualquier daño renal o nervioso. En cuanto a qué se debe hacer, considero que es de extrema importancia forjar una relación de confianza con el oncólogo o con un centro de tratamiento contra el cáncer que permita una comunicación fluida. Puede parecer una tarea difícil, pero puede hacerse. Te exhorto a deliberar el consumo de suplementos con tu médico. Si tu médico no está familiarizado con la literatura científica que defiende el uso de antioxidantes durante los tratamientos de quimioterapia y radiación, le recomendaría que leyera el artículo del Dr. Kedar Prasad y de sus colegas “High Doses of Antioxidant Vitamins: Essential Ingredients in Improving the Efficacy of Standard Cancer Therapy” ("Altas dosis de vitaminas antioxidantes: ingredientes esenciales para mejorar la eficacia de las quimioterapias estándar"), publicado en la revista Journal of the American College of Nutrition (consultar la referencia 1.º). Con suerte, una vez que tu oncólogo se haya familiarizado con estos estudios, apoyará las recomendaciones que ofrezco.

¿Por qué es importante tomar minerales y multivitaminas de alta potencia si estás en tratamiento de quimioterapia?

Debido a que el sistema inmunitario requiere una fuente constante de prácticamente todos los nutrientes, tiene sentido que una fórmula de minerales y multivitaminas de alta potencia sea el primer paso para reforzar el sistema inmunitario con suplementos nutricionales en pacientes que reciben quimioterapia. Una deficiencia de casi cualquier nutriente puede causar que la función inmunológica se vea significativamente reducida, especialmente con las deficiencias de vitaminas C, E, A, B6, B12 y ácido fólico.

Los minerales de especial importancia son el zinc y el selenio. Las fórmulas de minerales y multivitaminas que recomiendo, MultiStart™ productos de Natural Factors, están diseñados para suplir las diferentes necesidades nutricionales de las distintas edades y géneros. Estas fórmulas no solo contienen niveles apropiados de vitaminas y minerales para cada edad y género, sino también, factores digestivos apropiados y extractos de hierbas según la edad y/o el género.

¿Qué es el maitake de fracción D o MD?

El hongo maitake (Grifola frondosa) es la fuente de los compuestos que mejoran el sistema inmunológico, y que se está demostrando que ofrecen significativos beneficios para la salud. A principios de la década de los 80, el Dr. Hiroaki Nanba, de Japón, investigaba las propiedades de mejora inmunológica de los hongos cuando llegó a la conclusión de que los extractos de maitake causaban una actividad antitumor más pronunciada en las pruebas con animales que otros extractos de hongos. Uno de los beneficios clave del maitake es su efectividad, incluso con administraciones orales. Por el contrario, los otros hongos que estudió el Dr. Nanba, como el shitake, solo eran efectivos si se inyectaban en el flujo sanguíneo.

En 1984, el Dr. Nanba identificó una fracción del maitake que tenía una significativa capacidad para estimular los leucocitos, conocidos también como macrófagos (gr. “gran comedor”). Estos leucocitos especializados fagocitan (envuelven) las partículas extrañas, incluyendo las células cancerígenas, las bacterias y los desechos celulares. El Dr. Nanba acuñó su descubrimiento como "maitake de fracción D". Una mayor purificación de la fracción D dio como resultado la fracción  MD (patente en EE.UU. n.º 5,854,404), aún más bioactiva que la fracción D.

Las fracciones de betaglucanos del maitake parecen ayudar a reducir los efectos adversos de la quimioterapia (y radiación) convencional, al mismo tiempo que mejora su efectividad. En 1994, un equipo de China publicó los resultados de un estudio piloto con 63 pacientes de cáncer que indicaron una efectividad total contra tumores sólidos por encima del 95 % y contra leucemia, por encima del 90 %.9 En un estudio preliminar del Dr. Nanba, se administró extracto de maitake a 165 pacientes con cáncer avanzado. 10

Entre los pacientes que también recibían quimioterapia, el 90 % experimentó una disminución de los efectos secundarios de la quimioterapia, incluyendo la pérdida de pelo, un menor recuento leucocitario, náuseas, vómitos y pérdida del apetito. Se demostró que el maitake reducía efectivamente los niveles de dolor en el 83 % de los pacientes. Los mejores resultados se obtuvieron con los cánceres de mama, pulmones e hígado. El Dr. Nanba halló una mejoría significativa de los síntomas o reaparición de tumores en el 73.3 % de las pacientes con cáncer de mama, el 66.6 % de los pacientes con cáncer de pulmones y el 46.6 % de los pacientes con cáncer de hígado. 

La dosis del extracto de maitake se basa en el nivel de fracción D o MD. El rango de dosis terapéutica se basa en el peso (entre 0.5 mg y 1.0 mg por cada kilo de peso al día). Eso se traduce en una dosis de aproximadamente 35-70 mg de la fracción D o MD. La dosis recomendada para la prevención suele ser entre 5 y 15 mg de la fracción D o MD. Para obtener los mejores resultados, debe tomarse 20 minutos antes de las comidas o con el estómago vacío.

¿Qué son las enzimas proteolíticas?

Las enzimas proteolíticas (o proteasas) hacen referencia a las diversas enzimas que digieren (dividen en unidades más pequeñas) las proteínas. Estas enzimas incluyen las proteasas pancreáticas quimotripsina y tripsina, bromelaína (enzima de la piña), papaína (enzima de la papaya), proteasas fúngicas y serrapeptasa (la enzima del gusano de seda). Las enzimas proteolíticas cuentan con un largo historial en los tratamientos de cáncer. La investigación clínica que existe actualmente sobre las enzimas proteolíticas sugiere unos beneficios significativos en el tratamiento de muchas formas de cáncer. Muchos estudios clínicos han demostrado mejorías en el estado general, calidad de vida y esperanza de vida de los pacientes. 11

Estos estudios han contado con pacientes con cáncer de mama, pulmones, estómago, cabeza, cuello, ovarios, cérvix y colon, además de linfoma y mieloma múltiple. En estos estudios se han utilizado las enzimas proteolíticas en conjunto con la terapia convencional (cirugía, quimioterapia y/o radiación), lo que indica que las enzimas proteolíticas pueden usarse en conjunto con estas terapias convencionales. Debido a que las enzimas proteolíticas animales y vegetales tienen efectos ligeramente diferentes, recomiendo usar Zymactive™, un complejo de enzimas proteolíticas de alta potencia. Recomiendo comenzar con el nivel de dosis bajo (1 tableta 15 minutos antes de las comidas tres veces al día) y aumentarla gradualmente cada semana hasta la dosis completa de 3 tabletas diarias. Nota: tomar muchas enzimas proteolíticas puede causar alteraciones gastrointestinales y/o diarrea.

¿Qué es la curcumina y cómo ayuda al paciente con cáncer?

La curcumina es el pigmento amarillo de la cúrcuma (Curcuma longa), el ingrediente principal del curry. Se ha demostrado una actividad significativa en muchos estudios experimentales y clínicos acerca de la inflamación y sus propiedades anticancerígenas. Ejerce una serie completa de funciones beneficiosas para la prevención y tratamiento del cáncer. Se han demostrado los efectos anticancerígenos de la cúrcuma y la curcumina en todas las etapas de la formación del cáncer: iniciación, promoción y progresión. 12 Los efectos protectores de la curcumina solo se explican parcialmente por su efecto antioxidante directo. Otros efectos anticancerosos incluyen la capacidad para: inhibir la formación de nitrosaminas que causan cáncer, mejorar los niveles de compuestos anticancer del cuerpo como el glutatión, promueven una correcta desintoxicación de los compuestos que causan cáncer a través del hígado y previenen la sobreexpresión de la enzima ciclooxigenasa 2 (COX-2).

Esta enzima produce derivativos proinflamatorios que facilitan el crecimiento del cáncer y que provienen de ácidos grasos esenciales (prostaglandinas de tipo 2). La curcumina ha obtenido unos significativos resultados antitumor en diversos modelos experimentales de cáncer de próstata, mama, piel, colon, estómago e hígado. Se considera que sus efectos son resultado de diversos mecanismos:

  • Inhibir la angiogénesis. El crecimiento de un tumor depende del desarrollo de nuevos vasos sanguíneos que lo
  • Inhibir los receptores del factor de crecimiento epidérmico (EGFR). Alrededor de dos tercios de todos los cánceres producen receptores EGF, con lo que aumenta la sensibilidad de las células cancerígenas a esta sustancias, lo que a su vez estimula la proliferación celular.
  • Inhibir los factores de crecimiento de fibroblastos (FCF). Este factor del crecimiento promueve la angiogénesis (la formación de nuevos vasos sanguíneos que alimentan el tumor).
  • Inhibir el factor nuclear kappa beta (NF-kb). Muchos cánceres sobreproducen este factor del crecimiento para evitar que se detenga la proliferación celular.
  • Aumentar la apoptosis (suicidio celular) de las células cancerígenas.
  • Inhibir las enzimas de las células tumorales que promueven el crecimiento.

La dosis recomendada de la curcumina es 200-400 mg tres veces al día.

¿Por qué se recomienda la coenzima Q10 para las personas que toman doxorrubicina?

La doxorrubicina es especialmente dañina para el corazón, y puede causar daños graves (cardiomiopatías). De hecho, el daño en el corazón suele poner en riesgo la vida. Numerosos estudios han demostrado que la CoQ10 puede prevenir la toxicidad cardíaca asociada con la doxorrubicina sin reducir el efecto antitumor.13,14 Para obtener los mejores resultados, recomiendo utilizar Clear Q™ de Natural Factors. A fin de mejorar la absorción y utilización de la CoQ10, algunos fabricantes han recurrido a los compuestos sintéticos para aumentar la solubilidad de la CoQ10. En lugar de seguir este enfoque, en Natural Factors han preferido utilizar la naturaleza. Mediante un proceso pendiente de patente conocido como Lipcom® (abreviación de "compresión de lípidos"), han disuelto la CoQ10 en la forma más pura de la vitamina E natural (Clear Base™ Vitamina E; pura, d-alfa tocoferol acetato 100 % natural). El resultado es que CoQ10 se mejora biológicamente debido a su mayor absorción, utilización y rendimiento.

En un estudio preliminar, los niveles en la sangre de la CoQ10 seis horas después de ingerir Clear Q generó un aumento que fue 235 % mayor que el incremento obtenido con la CoQ10 estándar. También es admirable, el hecho de que los niveles en la sangre de la CoQ10 seis horas después de tomar una dosis adicional de Clear Q™ pueden superar los 2.5 mcg/ml  (considerando el nivel en la sangre necesario para obtener resultados continuados con la CoQ10). Al administrar la CoQ10 disuelta en la vitamina E no solo se mejora la absorción, sino también la posibilidad de que la CoQ10 mantenga su forma activa. La CoQ10 está presente en la sangre en forma oxidizada (inactiva)  reducida (activa).

En los momentos de un mayor estrés oxidativo o de niveles bajos de vitamina E, una mayor cantidad de CoQ10 pasará a su forma oxidizada (inactiva). Por tanto, al administrar unos mayores niveles de vitamina E pura, el rendimiento y la actividad biológica de la CoQ10 mejora. Además, la CoQ10 también mejora la actividad de la vitamina E. Para las personas que toman doxorrubicina, recomiendo tomar dos cápsulas de ClearQ diariamente. Al igual que la CoQ10, la vitamina E previene los efectos negativos de la doxorrubicina sin disminuir sus efectos terapéuticos. 6,15

¿Recomienda algún suplemento especial para el cáncer de mama y próstata?

Sí, existen otros dos suplementos que recomiendo a estos pacientes: indol-3-carbinol (I3C) en una dosis de 300-400 mg diarios y calcio D-glucarato en una dosis de 400-1200 mg diarios. El IC3 es otro de los principales compuestos anticancerosos encontrado en las verduras de la familia del repollo. El IC3 protege especialmente, contra el cáncer de mama, próstata y de cérvix, debido a sus diversas acciones, incluyendo su capacidad para aumentar la descomposición del estrógeno. Los estudios preliminares también han demostrado que tomar I3C como suplemento dietético aumenta significativamente la conversión del estrógeno de formas cancerígenas a productos de descomposición no tóxica. 16,17

El calcio D-glucarato es también importante porque inhibe una enzima intestinal que interfiere en la eliminación del exceso de estrógeno.18 Una de las formas clave en que el cuerpo desecha el estrógeno es por medio de adherir el ácido glucurónico al hígado para después excretarlo con la bilis. La glucuronidasa es una enzima bacteriana que desconecta (rompe) el vínculo entre el estrógeno excretado y el ácido glucurónico. Al inhibir esta enzima, el calcio D-glucarato promueve la excreción del estrógeno. Otra recomendación importante en el cáncer de mama o próstata es consumir semillas de lino molidas.

Las semillas de lino contienen un importante grupo de compuestos anticancerosos conocidos como lignanos. Es muy sencillo moler las semillas de lino con un molinillo de café, robot de cocina o batidora. Recomiendo una o dos cucharadas diarias mezcladas con alimentos como cereales, ensaladas o batidos. Es bien sabido que los lignanos de las semillas de lino pueden prevenir e incluso reducir el cáncer de mama, pero también pueden enlazar los receptores hormonales masculinos y promover la eliminación de testosterona. En un estudio de hombres con cáncer de próstata, una dieta baja en grasas (≤ 20 % de calorías totales) con un suplemento de 30 gramos de semillas de lino molidas (unas dos cucharadas) redujo la testosterona del suero en un 15 %, frenando el ritmo de crecimiento de las células cancerígenas y aumentó la proporción de eliminación de las células cancerígenas tras solo 34 días (estudio realizado en el Centro Médico y el Centro Médico para Veteranos Durham, de la Universidad de Duke). 19

Referencias:

  1. Prasad KN, Kumar A, Kochupillai V, Cole WC. High doses of multiple antioxidant vitamins: essential ingredients in improving the efficacy of standard cancer therapy. J Am Coll Nutr 1999;18(1):13-25.
  2. Lamson DW, Brignall MS. Antioxidants in cancer therapy; their actions and interactions with oncologic therapies. Altern Med Rev 1999;4(5):304-29.
  3. Jaakkola K, Lahteenmaki P, Laakso J, et al.Treatment with antioxidant and other nutrients in combination with chemotherapy and irradiation in patients with small-cell lung cancer. Anticancer Res 1992;12:599-606.
  4. Sakamoto K, Sakka M. Reduced effect of irradiation on normal and malignant cells irradiated in vivo in mice pretreated with vitamin E. Br J Radiology 1973;46:538-540.
  5. Kagreud A, Peterson HI.Tocopherol in irradiation of experimental neoplasms. Acta Radiol Oncol 1981;20:97-100.
  6. Perez Ripoll EA, Rama BN,Webber MM. Vitamin E enhances the chemotherapeutic effects of adriamycin on human prostatic carcinoma cells in vitro. J Urol 1986;136:529-531.
  7. Olson RD, Stroo WE, Boerth RC. Influence of N-acetylcysteine on the antitumor activity of doxorubicin. Semin Oncol
    1983;10:S29-S34.
  8. Roller A,Weller M. Antioxidants specifically inhibit cisplatin cytotoxicity of human malignant glioma cells. Anticancer Res 1998;18:4493-4497.
  9. Nanba H. Maitake D-fraction: healing and preventive potential for cancer. J Orthomol Med 1997;12:43-49.
  10. Nanba H. Results of non-controlled clinical study for various cancer patients using maitake D-fraction. Explore 1995;6:19-21.
  11. Leipner J and Saller R: Systemic enzyme therapy in oncology: effect and mode of action. Drugs. 2000;59:769-80.
  12. Li JK, Lin-Shia SY. Mechanisms of cancer chemoprevention by curcumin. Proc Natl Sci Counc Repub China 2001;25(2):59-66.
  13. Dorai T, Cao YC, Dorai B, Buttyan R, Katz AE.Therapeutic potential of curcumin in human prostate cancer. III. Curcumin inhibits proliferation, induces apoptosis, and inhibits angiogenesis of LNCaP prostate cancer cells in vivo. Prostate 2001;47(4):293-303.
  14. Shaeffer J, El-Mahdi AM, Nichols RK. Coenzyme Q10 and adriamycin toxicity in mice. Res Commun Chem Pathol Pharmacol 1980;29;309-315.
  15. Iarussi D, Auricchio U, Agretto A, et al. Protective effect of coenzyme Q10 on anthracyclines cardiotoxicity: control study in children with acute lymphoblastic leukemia and non-hodgkin lymphoma. Molec Aspects Med 1994;15:S207-S212.
  16. Sonneveld P. Effect of alpha-tocopherol on the cardiotoxicity of adriamycin in the rat. Cancer Treat Rep 1978;62:1033-1036.
  17. Wong GY, Bradlow L, Sepkovic D, et al. Dose-ranging study of indole-3-carbinol for breast cancer prevention. Cell Biochem Supply 1997;28-29:111-6.
  18. Bell MC, Crowley-Nowick P, Bradlow HL, et al. Placebo-controlled trial of indole-3-carbinol in the treatment of CIN. Gynecol Oncol 2000;78(2):123-9.
  19. Walaszek Z, Szemraj J, Narog M, et al. Metabolism, uptake, and excretion of a D-glucaric acid salt and its potential use in cancer prevention. Cancer Detection Prevention 1997;21:178-90.
  20. Demark-Wahnefried W, Price DT, Polascik TJ, et al. Pilot study of dietary fat restriction and flaxseed supplementation in men with prostate cancer before surgery: exploring the effects on hormonal levels, prostate-specific antigen, and histopathologic features. Urology 2001;58(1):47-52.

Artículos relacionados

Mostrar Todos

Condiciones

Métodos naturales para el estreñimiento

Condiciones

Remedios naturales para el dolor articular

Condiciones

El ácido alfa lipoico y la esclerosis múltiple