Su preferencia se ha actualizado para esta sesión. Para cambiar permanentemente los ajustes de su cuenta, vaya a
Recuerde que puede actualizar su país o idioma de preferencia en cualquier momento en
checkoutarrow
CO
beauty2 heart-circle sports-fitness food-nutrition herbs-supplements

Un doctor desacredita 8 mitos sobre el resfriado y la influenza

Por Venus Ramos, médica

En este artículo:


Cada año, durante los meses de otoño e invierno, suelen producirse brotes de infecciones de resfriado común y la influenza. También durante este tiempo circula mucha información errónea sobre la prevención y la transmisión. Vamos a desacreditar estos mitos tan ampliamente compartidos para que puedas evitar los errores y mantenerte sano en esta temporada de influenza y resfriados.

Mito: La influenza es sólo un resfriado muy malo

Aunque la influenza y el resfriado común son enfermedades respiratorias, son causadas por diferentes virus;

Hay 4 tipos de virus de la influenza - influenza A, B, C y D, y hay muchas cepas diferentes de cada tipo. Por otra parte, los síntomas del resfriado común están asociados con más de 200 virus. El rinovirus es el más común. Otras categorías de virus que pueden causar resfriados son el coronavirus, el adenovirus y la parainfluenza.

Por lo general, la influenza es una enfermedad más severa que el resfriado común. Los síntomas de la influenza tienden a aparecer repentinamente y suelen incluir tos, fiebre, escalofríos, dolor de cabeza, fatiga, debilidad, dolores corporales y molestias en el pecho. Los síntomas del resfriado son más graduales en su inicio y comúnmente incluyen dolor de garganta y congestión nasal. También puedes padecer fatiga, tos, malestar en el pecho y dolores generales, pero estos son de naturaleza más suave que los que se ven con la influenza;

La influenza puede conducir a serias complicaciones y puede requerir hospitalización. La neumonía es una de esas complicaciones. Puede ser provocada por el propio virus de la influenza, o una cepa de bacterias podría llegar a infectarte al mismo tiempo, resultando en una neumonía bacteriana. Otras complicaciones de la gripe son la inflamación del corazón, el cerebro o el tejido muscular y la insuficiencia multiorgánica (como la insuficiencia renal o respiratoria). Cuando el virus de la influenza en los pulmones conduce a una respuesta inflamatoria que ocurre en todo el cuerpo, varios sistemas de los órganos del cuerpo pueden comenzar a fallar.

‌‌‌‌Mito: La influenza estomacal es lo mismo que la influenza

La gripe estomacal no es lo mismo que la influenza. También llamada gastroenteritis, la gripe estomacal puede ser causada por muchos virus o bacterias diferentes. La enfermedad está marcada por síntomas gastrointestinales como náuseas, vómitos y diarrea. Normalmente se resuelve por sí sola y rara vez es mortal. La gripe causada por la influenza también puede causar algunas náuseas y diarrea, pero tienden a ser síntomas leves. Sin embargo, como se ha señalado anteriormente, la influenza puede tener complicaciones graves.

‌‌‌‌Mito: Solo se contagia cuando se tiene fiebre

La fiebre está definida como una temperatura corporal de 100,4 grados Fahrenheit o más. Es una señal de que el cuerpo está percibiendo un invasor extraño (como un virus o una bacteria) y está preparando una respuesta inmunológica. Pero si no hay fiebre o se ha tomado medicación para reducir la temperatura, es posible que la infección persista y que se esté propagando. Algunos pacientes mayores o muy enfermos no tienen fiebre porque su respuesta inmunológica no es lo suficientemente fuerte.

Sin duda es muy posible propagar una influenza o un resfriado sin presentar síntomas. Para el resfriado común, la mayoría de los adultos sanos son contagiosos un día antes de desarrollar los síntomas y de 5 a 7 días después de eso. En cuanto a la influenza, se puede contagiar de 1 a 2 días antes de que aparezcan los síntomas y se puede seguir contagiando durante 5 a 7 días. A veces, este período de contagio puede durar hasta dos semanas en niños o personas con un sistema inmunológico débil.

‌‌‌‌Mito: La vacuna contra la influenza puede provocar una infección por influenza

La vacuna contra la influenza que se administra por medio de una aguja no está hecha con un virus vivo. Es un virus inactivo que no es capaz de transmitir la infección. Si uno se enferma después de vacunarse contra la influenza, es probable que previamente haya estado expuesto a otro virus o bacteria que le pudo haber causado la enfermedad de cualquier manera. Con cualquier vacuna, existe la posibilidad de que se produzca algún dolor o una fiebre leve, pero estos síntomas no se aproximan a la gravedad de la verdadera influenza.

La vacuna contra la influenza necesita unas dos semanas para ser efectiva. Por lo tanto, si uno se enferma de influenza después de ser vacunado, es posible que se haya estado expuesto a la influenza antes de que la vacuna alcanzara su plena efectividad. Sin embargo, el hecho de tener la vacuna en el organismo es beneficioso si se expone antes de que pasen las dos semanas. En estos casos, las personas tienden a tener síntomas de la influenza más leves que aquellos que no fueron vacunados.

Mito: Salir al frío sin abrigo o con el pelo mojado hará que uno se resfríe o contraiga la influenza

Aunque hay investigaciones que demuestran que las temperaturas corporales más altas contribuyen a reducir la propagación del virus internamente, mantenerse abrigado no evita que uno se exponga al virus y se infecte.

Es cierto que los resfriados y la influenza son más comunes durante el otoño y el invierno en los países con clima templado como Estados Unidos. Pero es probable que el incremento del índice de prevalencia se deba a que la gente se queda en los interiores cuando el clima es más frío. Esto permite una mayor transmisión viral, ya que un mayor número de personas se encuentran en estrecho contacto entre sí.

Además, los virus del resfriado tienden a sobrevivir mejor en condiciones de baja humedad, lo que es característico en las estaciones de clima frío. La poca humedad también puede resecar los conductos nasales mucosos que sirven como una barrera protectora natural contra los virus.

‌‌‌‌Mito: Alimenta un resfriado, mata de hambre a una fiebre

Este dicho parece provenir de la creencia de que al digerir los alimentos se libera calor, por lo que el cuerpo se calienta cuando se tiene un resfriado y puede sobrecalentar a la persona cuando tiene fiebre. Sin embargo, esta no es la guía indicada para tomar decisiones sobre la alimentación cuando se está enfermo.

Puede que el apetito disminuya al sentirse enfermo, pero no es una buena idea restringir la ingesta de alimentos en momentos como estos. No hay necesidad de alimentarse a la fuerza, pero el cuerpo necesita una nutrición adecuada para tener la energía necesaria para combatir la infección. Además, es importante tener en cuenta que hay que procurar una hidratación adecuada cuando se tiene un resfriado o influenza.

‌‌‌‌Mito: La sopa de pollo es una cura para el resfriado común

Aunque la sopa de pollo no cure el virus que causa el resfriado, consumirsopa de polloes más que una simple medida de "alimento reconfortante". Las investigaciones han demostrado que tiene un efecto antiinflamatorio y mejora la movilidad del moco, lo que alivia los síntomas de las vías respiratorias superiores como la garganta y la congestión nasal. Otros estudios han demostrado que ingredientes como el ajo, el jengibre, la cúrcuma y la cebolla parecen tener efectos antivirales.

‌‌‌‌MitoAl vacunarse contra la influenza, está a salvo de esta enfermedad.:

Cada año, la vacuna contra la influenza se elabora con las tres o cuatro cepas de influenza que se espera que sean las más prevalentes en la próxima temporada de gripe. La determinación de las cepas que se deben utilizar se basa en investigaciones de temporadas de gripe anteriores: qué cepas causaron la enfermedad, cuánto se propagaron y qué tan bien funcionó una vacuna para combatirla.

Por lo tanto, aunque uno se haya vacunado contra la influenza, es posible que se contagie esa temporada porque una cepa diferente no incluida en la vacuna puede llegar a infectarse. Además, la vacuna contra la influenza no es 100 % efectiva. Si se contrae la influenza de una cepa viral que fue cubierta por la vacuna, a veces los síntomas son más leves que los que se hubieran presentado sin la vacuna.

Hay ciertas cosas que se pueden hacer, además de la vacuna contra la influenza, que pueden disminuir el riesgo de infectarse:

  • Lavarse las manos frecuentemente con jabón para manos y agua tibia. Usar desinfectante de manos cuando no haya agua y jabón disponibles.
  • Evitar tocarse la cara (o recordar lavarse antes las manos).
  • Dormir adecuadamente (al menos 7.5 horas por la noche) es un buen objetivo.
  • Evitar el contacto cercano con personas enfermas (mantener una distancia de al menos seis pies).
  • Refuerza el sistema inmunológico con frutas y verduras llenas de nutrientes, que le proporcionen una gran cantidad de vitamina C,vitamina A yvitamina E. La vitamina Des importante también, y se encuentra en champiñones, yemas de huevo y pescados grasos (junto con losomega 3que favorecen la salud). Si tienes dificultad para obtener suficientes nutrientes en la dieta, es posible que desees añadirlos en forma de suplementos, ya sea como multivitamínicos o dirigidos a nutrientes específicos.
 

Artículos relacionados

Mostrar Todos

Bienestar

¿Las vitaminas liposomales pueden ofrecer más beneficios para la salud?

Bienestar

7 suplementos naturales para optimizar la fertilidad en hombres y mujeres

Bienestar

La clorofila líquida es una tendencia para el cuidado de la piel en este momento — Este es el motivo