beauty2 heart-circle sports-fitness food-nutrition herbs-supplements

Curcumina — El mejor suplemento para combatir el envejecimiento

Por Michael Murray, nutricionista

En este artículo:


‌‌‌‌¿Qué es la curcumina? 

La curcumina es un pigmento amarillo-anaranjado de la raíz de la cúrcuma (Curcuma longa), que como la mayoría de las personas sabe, es el ingrediente principal del curry. La curcumina es uno de los compuestos naturales más estudiados y que está siendo investigado por sus beneficios para la salud. Durante los últimos 30 años, se han realizado 8000 investigaciones científicas, incluyendo ensayos clínicos bien diseñados y realizados en humanos. En base a los resultados de estos estudios, la curcumina ha surgido como uno de los más populares suplementos nutricionales en el mundo, y es especialmente valorada por sus efectos antienvejecimiento.  

Los beneficios antienvejecimiento de la curcumina 

‌‌‌‌La curcumina es un potente antioxidante

Muchos de los efectos benéficos de la curcumina son atribuidos a su capacidad de estimular los procesos antioxidantes y antiinflamatorios del propio cuerpo.1 Los compuestos que actúan como oxidantes o radicales libres promueven el daño celular y aceleran el envejecimiento. Y por otro lado, los antioxidantes son compuestos que evitan este daño. 

Por ejemplo, si usted corta una manzana a la mitad y la pone al sol, con el paso del tiempo se tornará marrón como resultado del daño oxidativo, de la misma manera en que se oxida el hierro. Este daño oxidativo podría ser ralentizado considerablemente si la manzana fuera rociada con jugo de limón o con cualquier solución que contenga vitamina C y se colocara en el refrigerador. 

Este es un dato interesante: el nivel de antioxidantes en las células, al igual que el nivel de los antioxidantes nutricionales, determinan los diferentes ciclos de vida en los mamíferos. Por ejemplo, los seres humanos viven más que los chimpancés, perros, gatos y muchos otros mamíferos porque tenemos una mayor cantidad de antioxidantes en nuestras células y dietas en comparación a otros mamíferos. 

La actividad antioxidante de la curcumina es superior a la de los antioxidantes nutricionales como las vitaminas C y E y el beta-caroteno ya que estos antioxidantes son efectivos ante tipos muy específicos de oxidantes (pro-oxidantes hidrosolubles para la vitamina C, pro-oxidantes liposolubles para la vitamina E y superóxido para el beta-caroteno). 

En cambio, la curcumina es efectiva para proteger de los oxidantes hidro y liposolubles, además de otros tipos de moléculas dañinas. Es muy útil para proteger del daño al colesterol LDL que hace que este se vuelva LDL oxidado, lo que es perjudicial para el revestimiento de las arterias y que lleva a la arteriosclerosis (el endurecimiento de las arterias).1 

‌‌‌‌La curcumina y la regulación del NF-κB

La curcumina posee muchos otros beneficios para la salud que retardan el proceso de envejecimiento y que van más allá de sus efectos antioxidantes. Muchos de los efectos de la curcumina son el resultado de su influencia sobre un complejo proteico celular conocido como NF-κB (factor nuclear potenciador de las cadenas ligeras kappa de las células B activadas). 

El NF-κB participa en las respuestas celulares a los estímulos como el estrés, los radicales libres, los metales pesados, la radiación y el LDL oxidado. Todos estos estímulos pueden desencadenar la inflamación al activar el NF-κB. La curcumina promueve la regulación adecuada del NF-κB y, como resultado, puede ayudar a mejorar la respuesta del cuerpo a los estímulos estresantes, lo que a la larga ayuda a reducir la inflamación y el daño celular.1 Este efecto es útil para prevenir el daño celular acumulativo que es asociado con el envejecimiento.

‌‌‌‌La curcumina y la inflamación

El envejecimiento humano acelerado se caracteriza por un estado de inflamación crónica de baja intensidad por una serie de razones. Este proceso es conocido comúnmente como “inflammaging” o "envejecimiento inflamatorio". Un factor clave en el envejecimiento inflamatorio es la función reducida de la mitocondria, los compartimientos que producen la energía en las células. 

Normalmente, a medida que las personas envejecen se produce un declive en el número de mitocondrias y en sus funciones. Y con menor energía en las células, que es el resultado de este proceso, se produce una filtración de compuestos inflamatorios desde la mitocondria, además de un aumento en la formación de desechos celulares dentro de la misma célula. 

Dentro de una célula, existe un proceso que es usado para lidiar con esta acumulación de desperdicios celulares y que se conoce como autofagia. El término autofagia literalmente significa “el comerse uno mismo”. Una disminución en la autofagia es otro rasgo típico del envejecimiento y está vinculado estrechamente a la función mitocondrial. El resultado final es que los desperdicios celulares que se producen no son limpiados a través de la autofagia y como consecuencia, se genera un desencadenante para la inflamación crónica. 

Otros beneficios antienvejecimiento únicos de la curcumina son que protege y mejora la función mitocondrial; preserva la autofagia y refuerza el funcionamiento del sistema inmunológico para procesar de forma adecuada y eliminar los desechos celulares.2 

La curcumina también ha mostrado efectos notables reforzando la respuesta del organismo frente a la inflamación, de tal manera que reduce el envejecimiento inflamatorio y promueve una mejora en la salud celular general. Estos efectos beneficiosos han sido observados en estudios clínicos.1,2 Por ejemplo, las fórmulas con curcumina están mostrando ser muy prometedoras como agente protector frente al envejecimiento cerebral.2-4 La población rural de India que consume grandes cantidades de cúrcuma ha mostrado tener el índice más bajo de problemas cerebrales relacionados con la edad en el mundo. Queda claro que la cúrcuma (el componente principal del curry) puede ser consumida de forma generosa en la dieta, pero tomar un producto de curcumina brinda dosis más altas para producir mejores resultados. 

En un estudio realizado en UCLA, a 40 adultos entre los 50 y 90 años que padecían de cognición y memoria deterioradas se les administró ya sea Theracurmin® o un placebo. Theracurmin® es una forma de curcumina de alta biodisponibilidad y fue administrada a una dosis de 90 miligramos de curcumina dos veces por día (180 mg en total) durante 18 meses.5 Al comienzo del estudio se evaluó la función cognitiva de todas las personas, y estas fueron reevaluadas en intervalos de seis meses y luego de concluido el estudio de 18 meses. Los resultados mostraron que aquellos que tomaron Theracurmin® experimentaron mejoras significativas en su memoria y en su capacidad de concentración y atención. En cambio, aquellas personas que tomaron el placebo no mostraron estas mejoras. En las pruebas relacionadas a la memoria, Theracurmin® produjo una mejora del 28 % a lo largo del estudio de 18 meses. Theracurmin® también produjo mejoras en los índices de estado de ánimo, y en las tomografías cerebrales de aquellos que la consumieron se observó un daño bastante menor al comparársele con el grupo del placebo. Estos resultados junto con otros estudios indican que la Theracurmin® y otros productos de curcumina podrían ser la mejor opción para las personas que buscan prevenir el deterioro mental y problemas cerebrales por motivos de la edad.

‌‌‌‌La curcumina y la salud articular

Otra consecuencia del envejecimiento es la desintegración del cartílago y otras estructuras articulares lo que a su vez produce una merma en el funcionamiento y la movilidad de las articulaciones. La curcumina ha mostrado resultados impresionantes en la mejora de la salud articular.6 Dos de los productos de curcumina más estudiados en el mercado, Theracurmin® y Meriva®, han mostrado beneficios considerables en lo que respecta a la mejora de la salud articular en ensayos controlados en humanos. En el primer ensayo clínico de tipo doble ciego con curcumina para determinar sus beneficios en la salud articular, a un total de 50 personas de más de 40 años se les administró curcumina (180 mg por día como Theracurmin®) o un placebo equivalente por 8 semanas.7 Los resultados del ensayo mostraron que las molestias en las rodillas en aquellas personas que presentaban índices moderados a graves y que consumieron Theracurmin®, se redujeron considerablemente al comparársele con el grupo que consumió el placebo. 

Meriva® también ha sido usada en estudios detallados para la salud articular.8 En un estudio, a 50 pacientes con molestias en las rodillas se les administró 1000 mg de Meriva (brindando 200 mg de curcumina) por 3 meses. Los resultados mostraron que los índices de dolor en las rodillas se redujeron en 58 % y la distancia de marcha en una prueba de banda caminadora se incrementó de un promedio de 76 al inicio del ensayo a un promedio de 332 metros.9 En otro ensayo clínico, a 100 pacientes con molestias en las rodillas se les administró 1000 mg de Meriva por 8 meses.10 Al igual que el otro estudio, los índices de los síntomas y la distancia de marcha mejoraron considerablemente.

Otro pequeño estudio controlado por placebo y realizado en personas con molestias articulares de moderadas a graves en las rodillas, descubrió que la curcumina era útil cuando se combinaba con piperina (un compuesto de la pimienta negra que ha mostrado tener alguna capacidad para mejorar la biodisponibilidad de la curcumina). Seis semanas de tratamiento diario a base de 1500 mg de un complejo curcuminoide (C3 Complex®) que incluyó 15 mg de Bioperine®, una fórmula de piperina estandarizada, produjo una disminución aún mayor en las molestias y además mejoró el funcionamiento físico.11 

En un estudio con un extracto de cúrcuma que brindaba de 75 a 85 % de curcumina sin piperina, una dosis diaria de 1500 mg durante 4 semanas también mejoró la rigidez, las molestias y el funcionamiento de las rodillas. Al realizar la comparación con el grupo de control que tomó ibuprofeno, estos resultados fueron bastante superiores. La mayoría de las personas (96 % a 97 %) quedaron satisfechas con las mejoras alcanzadas en su salud articular.12

‌‌‌‌Formas disponibles de curcumina:

La cúrcuma puede ser consumida de forma generosa como condimento, rallada como el jengibre, o usada en la dieta de otras maneras, y para aquellos que buscan fórmulas específicas para la salud, se recomienda el consumo de un concentrado de curcumina . Existe cierta preocupación por el hecho de que la curcumina en polvo regular se absorbe de forma deficiente, por lo que podría no brindar resultados consistentes. Esta absorción deficiente de la curcumina ha llevado al desarrollo de una serie de productos comerciales que brindan una biodisponibilidad mejorada junto con respaldo clínico en lo que respecta a seguridad y eficacia. Estas fórmulas merecen una mención especial debido a sus investigaciones clínicas, en particular Theracurmin®, Meriva® y C3 Complex®. Dicho esto, existe alguna evidencia respecto a los beneficios de la curcumina en polvo, tal y como se indicó anteriormente.

‌‌‌‌Dosis usual:

Idealmente, la dosis de una fórmula de curcumina debería estar basada en evidencia clínica respecto a su seguridad y beneficios para la salud. Estos son los niveles recomendados para las diferentes formas populares

  • Curcumina – 1500 mg por día.
  • Theracurmin® - 60 a 180 mg de curcumina diaria.
  • Meriva® - 1000 mg que brindan 200 mg de curcumina al día.
  • C3 Complex® - 1500 mg de curcuminoides junto con 15 mg de Bioperine® por día.

‌‌‌‌Efectos secundarios y seguridad:

Por lo general, la curcumina es muy bien tolerada y en los ensayos clínicos no se han reportado efectos secundarios significativos. 

‌‌‌‌Interacción farmacológica:

Si usted está tomando algún medicamento recetado, por favor consulte con su médico acerca de cualquier posible interacción farmacológica con la curcumina. La curcumina tiene varias interacciones farmacológicas posibles, y solo unas cuantas han sido confirmadas. Por ejemplo, la curcumina podría reducir la absorción de talinolol (un betabloqueador); incrementar la eliminación del fármaco norfloxacin; e inhibir una serie de agentes quimioterápicos, como la camptotecina, la doxorrubicina y la clormetina.

Referencias:

  1. Kunnumakkara AB, Bordoloi D, Padmavathi G, et al. Curcumin, the golden nutraceutical: multitargeting for multiple chronic diseases. Br J Pharmacol. 2017;174(11):1325-1348. 
  2. de Oliveira MR, Jardim FR, Setzer WN, Nabavi SM, Nabavi SF. Curcumin, mitochondrial biogenesis, and mitophagy: Exploring recent data and indicating future needs. Biotechnol Adv. 2016;34(5):813-826. 
  3. Bhat A, Mahalakshmi AM, Ray B, et al. Benefits of curcumin in brain disorders. Biofactors. 2019;45(5):666-689.
  4. Ullah F, Liang A, Rangel A, Gyengesi E, Niedermayer G, Münch G. High bioavailability curcumin: an anti-inflammatory and neurosupportive bioactive nutrient for neurodegenerative diseases characterized by chronic neuroinflammation. Arch Toxicol. 2017;91(4):1623-1634. 
  5. Small GW, Siddarth P, Li Z, et al. Memory and Brain Amyloid and Tau Effects of a Bioavailable Form of Curcumin in Non-Demented Adults: A Double-Blind, Placebo-Controlled 18-Month Trial. Am J Geriatr Psychiatry. 2018;26(3):266-277. 
  6. Chin KY. The spice for joint inflammation: anti-inflammatory role of curcumin in treating osteoarthritis. Drug Des Devel Ther. 2016;10:3029-3042.
  7. Nakagawa Y, Mukai S, Yamada S, et al. Short-term effects of highly-bioavailable curcumin for treating knee osteoarthritis: a randomized, double-blind, placebo-controlled prospective study. J Orthop Sci. 2014;19(6):933–939.
  8. Mirzaei H, Shakeri A, Rashidi B, Jalili A, Banikazemi Z, Sahebkar A. Phytosomal curcumin: a review of pharmacokinetic, experimental and clinical studies. Biomed Pharmacother. 2017;85:102–112.
  9. Belcaro G, Cesarone MR, Dugall M, et al. Product-evaluation registry of Meriva®, a curcumin-phosphatidylcholine complex, for the complementary management of osteoarthritis. Panminerva Med. 2010;52(2 suppl 1):55–62.
  10. Appendino G, Belcaro G, Cesarone MR, et al. Efficacy and safety of Meriva, a curcumin-phosphatidylcholine complex, during extended administration in osteoarthritis patients. Altern Med Rev. 2010;15:337–344.
  11. Panahi Y, Rahimnia AR, Sharafi M, Alishiri G, Saburi A, Sahebkar A. Curcuminoid treatment for knee osteoarthritis: a randomized double-blind placebo-controlled trial. Phytother Res. 2014;28(11):1625–1631.
  12. Kuptniratsaikul V, Dajpratham P, Taechaarpornkul W, et al. Efficacy and safety of Curcuma domestica extracts compared with ibuprofen in patients with knee osteoarthritis: a multicenter study. Clin Interv Aging. 2014;9:451–458.

Artículos relacionados

Mostrar Todos

Bienestar

3 consejos para ayudar a fortalecer el sistema inmunitario en 24 horas

Bienestar

¿Qué es el ácido ascórbico (vitamina C)? Beneficios, suplementos y más

Bienestar

¿No te gusta el sabor del vinagre de sidra de manzana? Aquí hay 6 razones para probar los suplemento