header_search header_signed-out header_signed-in header_cart sharefilled circlex circleexclamation iherbleaf
checkoutarrow
CO
agregado al carrito de compras
Total:
Descuento:
Juntos:
Cantidad:
Total de Pedido:
Proceder a Pagar
Clientes tambien compraron:
Ayuda 24/7
beauty2 heart-circle sports-fitness food-nutrition herbs-supplements
Bienestar

Rhodiola rosea —adaptógeno antienvejecimiento para la energía, el funcionamiento cerebral y más

7 Febrero 2019

Por la Dra. Patricia L Gerbarg y el Dr. Richard P Brown

En este artículo:

La Rhodiola rosea (Raíz Ártica, Raíz de Oro, Raíz de Rosa y Raíz Real) es la más potente y versátil de una clase superior de hierbas medicinales llamadas adaptógenos por sus efectos en nuestra capacidad de resistir una amplia variedad de factores estresantes —físicos, psicológicos, tóxicos, químicos, infecciosos, neoplásicos (cancerígenos), de envejecimiento y otros.

La R. rosea crece de forma silvestre a grandes alturas que van de los 8000 a 10 000 pies en las montañas de Siberia, la República de Georgia y Escandinavia. Durante siglos, las personas que habitaban a esas altitudes cosechaban sus raíces y las usaban para sobrevivir a las duras condiciones de la zona. La ubicación de estas plantas se mantenía en secreto. Las raíces fueron intercambiadas por alimentos y otros bienes. Los emperadores chinos enviaron expediciones para traer de vuelta la preciada raíz que era conocida como Raíz de Oro o Raíz Real. Los extractos se usaban para tratar infecciones y para mejorar la energía, el funcionamiento cerebral, la fortaleza física, la fertilidad y la función sexual.

Hoy en día, debido a la creciente demanda por hierbas adaptógenas, la R. rosea silvestre es una especie protegida y es cultivada ampliamente en Escandinavia y Europa Oriental. Si bien no es tan potente como la R. rosea silvestre, cuando es sembrada cuidadosamente y extraída de forma adecuada, la planta cultivada puede ser usada para producir suplementos efectivos. Los productos de mejor calidad pueden ser identificados siguiendo las guías de los expertos en fitomedicina o buscando marcas y firmas que hayan demostrado su efectividad en estudios de investigación publicados.

Se han usado compuestos marcadores para garantizar que los productos contengan R. rosea verdadera sin adulterantes. Se ha usado Rosavin, salidrosida (rhodiolosida) y tirosol como compuestos marcadores activos en los extractos estandarizados. Lamentablemente, el sistema de estandarización no es infalible, Ahora las compañías pueden sintetizar los compuestos marcadores y agregarlos a lotes de extractos herbales para pasar los requerimientos de estandarización.

Muchos compuestos bioactivos

Las personas a menudo preguntan cómo una sola hierba puede tener tantos efectos terapéuticos diferentes. La respuesta es simple. Las raíces de la R. rosea contienen docenas de compuestos bioactivos que desarrollan acciones individuales y sinérgicas (trabajo asociado), como, por ejemplo, la acción antioxidante, antifatiga, o antidepresiva. Los estudios en genómica muestran que una dosis única de extracto de Rhodiola rosea puede afectar la actividad de más de 800 genes diferentes. Aquí tiene una lista con diversas formas de aprovechar los potenciales beneficios de este adaptógeno.

Incremente y mantenga la energía —reduzca la fatiga

El aumento de energía es uno de los primeros efectos que las personas notan cuando comienzan a consumir R. rosea. A diferencia de los medicamentos estimulantes sintéticos, la R. rosea produce un incremento gradual en la energía que se sostiene por alrededor de 8 horas para luego reducirse gradualmente. Por consiguiente, no causa adicción ni síntomas de abstinencia.

En términos generales, la R. rosea incrementa la capacidad de la célula para producir moléculas de gran energía. El resultado es que muchas clases de células —células musculares, neuronas y otras— llegan a tener los suministros energéticos necesarios para continuar funcionado bien por períodos de tiempo más largos. Además, estas tienen más energía para mantener sus mecanismos de reparación celular. Por otra parte, la R. rosea protege a las células del daño oxidativo, las toxinas, el exceso de frío o calor, las infecciones, los niveles bajos de oxígeno y otras formas de estrés.

La R. rosea puede ayudar a reducir la fatiga causada por varios factores diferentes, incluyendo el estrés, exceso de trabajo, las enfermedades, la privación del sueño y el envejecimiento.

Sea aún más inteligente —de forma natural

Muchos estudios han mostrado que la Rhodiola rosea puede mejorar la función cognitiva, la memoria y el desempeño mental, especialmente bajo condiciones estresantes. Por ejemplo, en estudios controlados y aleatorios (RCT, por sus siglas en inglés), las personas a las que se les administró R. rosea cometieron menos errores que aquellos a los que se les administró un placebo. Además, a medida que la evaluación se extendía por varias horas, la diferencia en rendimiento se amplió aún más, lo que quiere decir que la hierba les permitió mantener un nivel más alto de rendimiento sin llegar al agotamiento mental por hasta 8 horas.

Envejecimiento en mujeres —cambios por la menopausia

En la práctica clínica encontramos que la R. rosea es especialmente beneficiosa para las mujeres que experimentan “lagunas mentales” durante y después de la menopausia. Esta fase de la vida trae múltiples factores estresantes mientras las mujeres lidian con las exigencias del trabajo, las responsabilidades familiares, el envejecimiento de los progenitores y un número de problemas de salud que afectan a sus seres queridos y a ellas mismas. Estas tensiones suelen incrementarse durante la etapa de la vida en que el nivel de energía de una mujer tiende a disminuir de forma natural. Cuando las exigencias de la vida superan nuestras reservas de energía, las condiciones son propicias para sentirnos cansadas, irritables y ligeramente deprimidas. Para empeorar las cosas, a medida que envejecemos se vuelve más difícil realizar múltiples tareas y controlar los detalles. Esperamos poder organizar todo por nosotras mismas sin cometer errores. Por lo tanto, cuando descubrimos que ya no podemos hacer todo conforme a nuestros propios estándares, la decepción, la inseguridad, y la baja autoestima pueden enraizarse en nuestro interior. Esto también afecta nuestras relaciones personales.

La menopausia también puede ser un período para hacer un balance de nuestra situación y nuestra salud. Nos puede brindar el impulso para realizar cambios en nuestro estilo de vida que nos ayuden a vivir por más tiempo, de forma más saludable y feliz. Está claro que la Rhodiola no es una panacea, pero puede contribuir sustancialmente a mejorar la energía, el enfoque mental y el estado de ánimo. Un interesante estudio de mujeres deprimidas descubrió que la Rhodiola rosea no solo mejoró su estado de ánimo, sino que también mejoró su autoestima.

Envejecimiento en hombres —cambios por la menopausia masculina (andropausia)

La menopausia masculina puede comenzar incluso a la temprana edad de 35 años, y en promedio su inicio se produce a los 44 años. Puede manifestarse a través de cambios hormonales, físicos, psicológicos, en las relaciones interpersonales, sexuales, sociales y espirituales. El declive en los niveles de testosterona, libido, fertilidad, energía, en el estado de ánimo, la autoestima, la fortaleza física y el funcionamiento cognitivo contribuye a estos efectos. Estos cambios también pueden ocurrir justo cuando los hombres están avanzando en su carrera, asumiendo más responsabilidades y experimentando más exigencias de tiempo y energía. Esta también puede ser la etapa en que los hombres se topan con sus primeros diagnósticos de colesterol alto, presión arterial alta, dolor torácico o agrandamiento de la próstata. Todo esto es difícil de llevar. La R. rosea puede mejorar la resiliencia, confianza, productividad laboral y el rendimiento atlético. Los estudios realizados en la fórmula ADAPT, que contiene R. rosea, Schizandra chinensis y Eleutherococcus senticosus, han mostrado mejoras significativas en la resistencia física y el rendimiento.

Mejore el estado de ánimo

La R. rosea puede ser usada para tratar la depresión ligera a moderada, especialmente el tipo de depresión en el que la persona suele sentirse cansada y aletargada. Asimismo, esta puede ser usada como un complemento para mejorar la respuesta a los antidepresivos recetados. Solo alrededor del 30 % de las personas que consumen antidepresivos recetados alcanza la remisión completa. La mayoría, que experimentan solo una mejoría parcial, podría seguir padeciendo síntomas residuales. En muchos casos, el añadir Rhodiola rosea puede ser beneficioso.

Trastorno de déficit de atención

Dado que la Rhodiola mejora el enfoque mental, esta puede ser útil para algunas personas con Trastorno de Déficit de Atención con o sin Hiperactividad (ADHD, por sus siglas en inglés). Para los individuos que sufren de ADHD moderado o que no pueden tolerar los estimulantes recetados, la Rhodiola es una opción. Además, para aquellas personas que usan estimulantes recetados, pero que no pueden tomar dosis lo suficientemente altas para controlar los síntomas totalmente, el agregar Rhodiola puede ser útil.

Enfermedad de altura

La Rhodiola rosea ha sido usada durante siglos por las personas que viven a grandes alturas para mantener su fuerza y resistencia. Los estudios muestran que puede mejorar la capacidad de los animales para tolerar las condiciones con bajo nivel de oxígeno. En nuestro trabajo clínico encontramos que las personas que viajan a grandes alturas pueden evitar los síntomas de la enfermedad de altura tomando Rhodiola antes y durante su viaje.

Desfase horario (Jet Lag)

Muchas personas experimentan el desfase de horario, al viajar a través de husos o zonas horarias diferentes. El consumo de Rhodiola rosea en la mañana de la llegada y durante los próximos días puede reducir el tiempo que lleva adecuarse a una zona horaria diferente.

Fertilidad

En la medicina popular tradicional la Rhodiola rosea se ha usado para mejorar la fertilidad en los hombres y mujeres. Si bien este aspecto no ha sido estudiado formalmente en humanos, los estudios en animales indican que existen posibles beneficios. Por ejemplo, un estudio en animales mostró que la incorporación de R. rosea al semen que había sido congelado para la inseminación animal mejoró la mortalidad y vitalidad del esperma.

Un modesto estudio de un ginecólogo ruso descubrió que de entre un grupo de mujeres con amenorrea (ausencia de ciclos menstruales) que tomó Rhodiola rosea, alrededor del 50 % recuperó la capacidad de menstruar normalmente y dentro de ese 50 % alrededor de la mitad pudo quedar embarazada.

A nivel mundial estamos viendo un declive en la fertilidad que podría deberse a los contaminantes químicos en el medioambiente y en el suministro de alimentos. Asimismo, en varios países las personas esperan hasta estar cerca a los 40 años para recién tener hijos. La fertilidad se reduce con la edad tanto en hombres como en mujeres.

En la práctica clínica a veces combinamos R. rosea con otras hierbas que mejoran la fertilidad, como por ejemplo la maca (Lepidium meyenii). Para los individuos y parejas que retrasan el tener hijos hasta más allá de los 35 años, el consumo de una dosis diaria de Rhodiola podría prolongar o mejorar la fertilidad. Se necesitan más investigaciones sobre el uso de la R. rosea en combinación con otras hierbas adaptogénicas para mejorar la fertilidad en humanos.

Contrarrestando los efectos secundarios de los medicamentos recetados

Muchos medicamentos de uso común producen efectos secundarios indeseables, como por ejemplo fatiga e interferencia con las funciones cognitivas. La Rhodiola rosea puede revertir estos efectos secundarios y así ayudar a que los pacientes toleren sus tratamientos de mejor manera.

Cómo optimizar los beneficios y disminuir los efectos secundarios de la Rhodiola rosea

Sacándole el máximo provecho a la Rhodiola rosea

Ya que la R. rosea se absorbe mejor con el estómago vacío, esta debe ser tomada al menos de 20 a 30 minutos antes del desayuno y/o almuerzo. Dado que la R. rosea tiene efectos activadores, esta puede perturbar el sueño si se toma a última hora de la tarde o en la noche.

Las descripciones de la R. rosea que se hallan en Internet algunas veces señalan que esta pierde su efecto luego de 6 a 8 semanas. Sin embargo, en nuestra experiencia encontramos que para la mayoría de personas puede ser efectiva cuando se consume a largo plazo y de forma continua por muchos años, o según se necesite antes y después de estos períodos estresantes.

Los efectos secundarios de la Rhodiola rosea y las precauciones

En términos generales la R. rosea se considera segura y con pocos efectos secundarios. Sin embargo, algunas personas podrían ser sensibles a los efectos estimulantes. Podrían reaccionar con ansiedad, irritabilidad o insomnio. Algunas personas experimentan sueños vívidos durante las primeras dos semanas, pero estos no son desagradables.

Las personas que son sensibles a los estimulantes y aquellas que son frágiles o de edad avanzada deberían comenzar con dosis más bajas e incrementar la dosis de forma más gradual. La Rhodiola puede tener efectos aditivos cuando se consume junto con cafeína o medicamentos estimulantes. A nuestros pacientes les aconsejamos que reduzcan o interrumpan el consumo de cafeína cuando toman R. rosea.

Las personas con trastorno bipolar solo deberían consumir Rhodiola bajo la supervisión de su médico porque el efecto estimulante puede exacerbar la agitación e irritabilidad.

En dosis más altas (superiores a los 450 mg por día) la Rhodiola podría tener un efecto leve sobre las plaquetas, los elementos de la sangre responsables de la coagulación. Si esto ocurre, uno notará un aumento en los hematomas. No se reportan casos de sangrado excesivo al usar Rhodiola rosea. Sin embargo, si una persona está tomando medicamentos que también reducen la coagulación como aspirina o Motrin, podría estar más propensa a sufrir de hematomas o sangrado. Las personas que estén usando anticoagulantes como el Coumadin, deberían charlar acerca de esto con su médico quien a su vez debería revisar su tiempo de coagulación para asegurarse de que no se vea afectado. Se recomienda que se interrumpa el uso de la Rhodiola rosea 10 días antes de someterse a una cirugía mayor.

Si bien la Rhodiola rosea a menudo es buena para el corazón, en las personas que tienen latidos irregulares o taquicardia (ritmo cardíaco acelerado) los efectos estimulantes de la hierba podrían exacerbar estas condiciones.

Los estudios en animales muestran que la Rhodiola rosea no es teratogénica, lo que quiere decir que no causa defectos de nacimiento. La seguridad durante el embarazo o el período de lactancia no ha sido estudiada en humanos.

Interacciones entre hierba y fármacos

El concepto erróneo —de que la Rhodiola rosea puede interactuar con muchos medicamentos porque afecta las enzimas CYP (involucradas en el metabolismo de muchos medicamentos)— tiene su origen en un estudio en el que los extractos de R. rosea fueron analizados in vitro (agregados a otras sustancias en el tubo de pruebas). Los efectos de los extractos herbales in vitro pueden ser bastante diferentes a los efectos que se producen cuando son consumidos por personas y otros animales (in vivo). Cuando los suplementos son ingeridos, estos son descompuestos por las enzimas digestivas y sometidos a los procesos metabólicos que los convierten en diferentes compuestos llamados metabolitos secundarios, que puede que no tengan interacciones significativas con ninguno de los medicamentos, o es posible que produzcan el efecto contrario al descubierto en los análisis in vitro.

La única manera de probar una interacción entre hierbas y fármacos es analizar las hierbas y los fármacos juntos en personas. Hasta la fecha, no se ha demostrado que la Rhodiola rosea cause interacciones clínicamente significativas con la mayoría de medicamentos. Sin embargo, esta sí tiene un modesto efecto inhibitorio en la enzima CYP2C9 en humanos. Esto podría ser clínicamente relevante durante el tratamiento con sustratos CYP2C9 (medicinas que también son metabolizadas por la misma enzima) con una ventana terapéutica estrecha, entre los que están la fenitoína y la warfarina. No está de más recalcar que cualquier cambio en los efectos de la fenitoína y la warfarina pueden ser monitoreados por un doctor y las dosis pueden ser ajustadas.

¿Qué dosis de Rhodiola rosea es más efectiva?

La dosis óptima de Rhodiola rosea depende de las necesidades y susceptibilidades de la persona. También depende de la potencia de la marca que se va a consumir.

Algunas personas responden a dosis tan pequeñas como 50 mg/día, mientras que otras pueden necesitar tanto como 400 mg dos veces al día. La dosis promedio para un adulto se encuentra entre los 300 y 600 mg/día. Los estudios muestran que no hay beneficios adicionales al tomar más de 900 mg/día en total.

Un enfoque sensato es comenzar con una dosis moderadamente baja, como por ejemplo 150 mg al día, e incrementarla en 150 mg cada 3 a 7 días hasta que surta efecto. Si se producen efectos secundarios,  puede que no sea posible incrementar la dosis, o puede que sea necesario realizar incrementos menores durante un período mayor de tiempo.

Para el tratamiento de la depresión resistente, ADHD o el deterioro cognitivo, es posible que se necesiten utilizar dosis de hasta 900 mg al día, a menos que causen efectos secundarios. Los pacientes a los que se les administra dosis más altas, como por ejemplo entre 450 a 900 mg/día, deberían ser monitoreados para ver cuán propensos son a la formación de hematomas, y se les debería aconsejar que eviten los anticoagulantes, como, por ejemplo, los productos que contienen aspirina.

Para una orientación más específica acerca de la dosis para diferentes condiciones consulte a Brown y Gerbarg 2009 y 2017.

Referencias:

  1. Brown RP, Gerbarg PL, and Ramazanov Z. 2002. A Phytomedical Review of Rhodiola rosea. Herbalgram, 56:40-62.
  2. Brown RP, Gerbarg PL, and Graham, B. 2004. The Rhodiola Revolution. New York: Rodale Press.
  3. Brown RP, Gerbarg PL., and Muskin PR. 2009. In How to Use Herbs, Nutrients, and Yoga in Mental Health Care. New York: W.W. Norton & Company.
  4. Brown RP and Gerbarg PL. 2012. Non-drug Treatments for ADHD. New Options for Kids, Adults, and Clinician. New York: W.W. Norton & Company.
  5. Darbinyan, VG, Aslanyan, et al. 2007. “Clinical trial of Rhodiola rosea L. extract SHR-5 in the treatment of mild to moderate depression. Nord J psychiatry 61(5): 343-348.
  6. Gerbarg PL, Brown RP. 2017. Integrating Rhodiola rosea in Practice: Clinical Cases. Complementary and Integrative Treatments in Psychiatric Practice, edited by Gerbarg PL, Brown RP and Muskin PR. Washington D.C., American Psychiatric Association Publishing, pp 135-142.
  7. Gerbarg PL, Brown RP. 2016. Pause menopause with Rhodiola rosea, a natural selective estrogen receptor modulator. Phytomedicine. 23(9):763-9.
  8. Gerbarg PL and Brown RP. 2016. Chapter 28: Therapeutic Nutrients and Herbs. In Psychiatric Care of the Medical Patient 4th Edition. David D'Addona, Barry Fogel, and Donna Greenberg (Eds.) Oxford University Press, Inc., New York. pp 545-610. ISBN-13: 978-0199731855, ISBN-10: 0199731853.
  9. Panossian A, Gerbarg PL. 2016. Chapter 13. Potential Use of Plant Adaptogens in Age-Related Disorders. In Lavretsky H, Sajatovic M, Reynolds C. Complementary and Integrative Therapies for Mental Health and Aging. New York, Oxford University Press, pp 197-212. USBN: 978-0-19-938086-2.   
  10. Panossian, A, Hovhannisyan, A, Abrahamyan, H, et al. 2009. Pharmacokinetic and pharmacodynamic study of interaction of Rhodiola rosea SHR-5 extract with warfarin and theophylline in rats. Phytother Res Mar 23(3): 351-7.
  11. Shevtsov, VA, Zholus, I, et al. 2003. A randomized trial of two different doses of a SHR-5 Rhodiola rosea extract versus placebo and control of capacity for mental work. Phytomedicine 10(2-3): 95-105.
  12. Spasov, AA, Wikman, GK, et al. 2000. A double-blind placebo-controlled pilot study of the stimulating and adaptogenic effect of Rhodiola rosea SHR-5 extract on the fatigue of students caused by stress during an examination period with a repeated low-dose regimen. Phytomedicine 7:85-89.
  13. Thu OK, Spigset O, Nilsen OG, et al. 2016. Effect of commercial Rhodiola rosea on CYP enzyme activity in humans. Eur J Clin Pharm. 72(3)295-300. doi: 10.1007/s00228-015-1988-7.

Artículos relacionados

Mostrar Todos

Bienestar

4 pasos para mejorar la salud intestinal

Bienestar

Las mejores hierbas para ayudar a tratar el estrés

Bienestar

Melatonina - No solo es para dormir