Su preferencia se ha actualizado para esta sesión. Para cambiar permanentemente los ajustes de su cuenta, vaya a
Recuerde que puede actualizar su país o idioma de preferencia en cualquier momento en
checkoutarrow
CO
beauty2 heart-circle sports-fitness food-nutrition herbs-supplements

¿Puede la desintoxicación beneficiar al sistema inmunológico? Esto es lo que ha comentado un médico

Por la Dra. Venus Ramos

En este artículo:


¿Desea protegerse de la gripe, prevenir un resfriado y evitar otras infecciones? Quizás aún no lo haya considerado, pero una desintoxicación es una de las mejores maneras de fortalecer su sistema inmunológico. 

Es posible que haya oído hablar de los famosos que han perdido peso gracias a una desintoxicación de moda y se ha preguntado si merece la pena probarlo. Sin embargo, una desintoxicación puede aportarle beneficios que van más allá de su cintura o piel. 

Si bien es posible que perciba los cambios en su aspecto físico, una desintoxicación también aporta beneficios como la mejora del estado de ánimo, la energía, la salud digestiva y, sí por supuesto, el sistema inmunológico. Por lo tanto, realizar una desintoxicación puede ser una alternativa eficaz, si se desea reforzar la inmunidad durante la época de resfriados y gripe.

‌‌‌‌¿Realmente es necesaria una desintoxicación?

Las toxinas pueden estar al acecho en todo su entorno. Puede estar en los alimentos que come, en el aire que respira, en los productos que usa sobre su piel y en los artículos que guarda en los armarios de la cocina. Es probable que ya se le haya advertido sobre estas sustancias químicas tóxicas, como el BPA, los parabenos, los plaguicidas o la contaminación del aire. Pero si todo el mundo está expuesto a tantas toxinas, entonces ¿Por qué no están todas las personas enferman?

En realidad, el cuerpo humano tiene sus propios sistemas que permiten identificar y eliminar las toxinas que pueda estar absorbiendo, ingiriendo o inhalando. La piel, los pulmones, el hígado, los riñones y el sistema linfático contribuyen al proceso natural de desintoxicación del organismo. Sin embargo, si se le da al cuerpo demasiada carga tóxica, es posible que este proceso se vea sobrecargado. 

Piénselo así. Imagine que está trabajando en una computadora y está utilizando varios programas al mismo tiempo. Está escribiendo una hoja de cálculo, tiene un reproductor de video en marcha y también está investigando en Internet con varias ventanas del explorador abiertas. A medida que abre más programas de software, puede observar que su computadora le responde más lentamente.

Al igual que su computadora disminuye su rendimiento cuando se le obliga a trabajar más, su cuerpo también se vuelve más lento ya que lo obliga a realizar más acciones de desintoxicación. En esa misma línea, aunque tenga instalado un software antivirus, su computadora necesita mantenimiento para que siga funcionando bien. Así que, aunque tenga su propio sistema de desintoxicación, su cuerpo puede utilizar una actualización para funcionar a niveles de máximo rendimiento.

‌‌‌‌¿Cómo reconocer si su sistema de desintoxicación está sobrecargado?

Su organismo puede soportar la exposición a muchas de las toxinas que pueden aparecer en su cuerpo. Sin embargo, con el tiempo, a medida que el sistema de desintoxicación de su cuerpo siente el estrés de gestionar la exposición repetida, puede convertirse en una carga demasiado pesada. Es entonces cuando puede comenzar a observar algunos signos leves de toxicidad. Puede tratarse de un dolor de cabeza, estornudos o fatiga general;

Los síntomas pueden aparecer y desaparecer, o pueden ser más persistentes. En algunos casos puede empezar a ser muy notorio e incluso perturbador para su vida. Se puede experimentar urticaria, dolor en las articulaciones, problemas digestivos o incluso problemas de salud mental como la ansiedad o la depresión. Dado que las toxinas pueden perjudicar la función inmune, también puedes encontrarte con que te resfríes más a menudo.

‌‌‌‌¿Cómo beneficia una desintoxicación al sistema inmune?

Una desintoxicación ayuda a todo el sistema de órganos de su organismo a funcionar a un nivel óptimo. Libera a tu cuerpo del exceso de toxinas que pueden estar ralentizando tu metabolismo. Aunque puede notar este efecto en los centímetros extra alrededor de su cintura, su metabolismo es responsable de mucho más que eso. Nuestro metabolismo es la forma de acelerar y regular la energía para que su cuerpo funcione. Su sistema inmunológico no puede funcionar correctamente cuando no tiene esa energía.

Una parte fundamental de cualquier desintoxicación, es favorecer el buen funcionamiento del sistema digestivo. No hay que limpiar completamente el tracto gastrointestinal, porque es importante mantener la presencia de bacterias saludables en el intestino. Por otro lado, hay que evitar que las toxinas dificulten la digestión y la absorción de los nutrientes que se consumen. El sistema inmune necesita estos nutrientes para funcionar y proteger su cuerpo.

Además, las hormonas intervienen en la regulación del sistema inmunológico. El equilibrio de la tiroides, el cortisol, los estrógenos, la testosterona y la progesterona afecta a la función inmunológica. Si estas hormonas se desequilibran, pueden alterar la actividad del sistema inmune. Por eso, las sustancias químicas que pueden alterar el equilibrio hormonal suelen denominarse disruptores endocrinos (porque el sistema hormonal también se conoce como sistema endocrino). Por lo tanto, realizar una desintoxicación del cuerpo para eliminar dichas sustancias químicas, favorece enormemente al sistema inmune.

‌‌‌‌¿Cómo se realiza una desintoxicación? Te presentamos 13 sencillos consejos

Existen muchos consejos sobre cómo realizar una desintoxicación. Las depuraciones de zumos, los enemas de café, la dieta de la toronja, el Master Cleanse, todos ellos parecen bastante exigentes. ¿Es realmente necesario llegar a estos extremos?

Dado que el organismo tiene la capacidad natural de eliminar las toxinas, puede reforzar su salud inmunitaria sin tener que recurrir a medidas de desintoxicación extremas. A menudo, basta con hacer algunos cambios en su estilo de vida para reducir la carga tóxica que su cuerpo tiene que gestionar. Con estos pasos tendrás un buen comienzo:

  1. Realiza actividades físicas.. Si te ejercitas hasta el punto de transpirar, tu cuerpo puede expulsar las toxinas a través de los poros del sudor. Además, la actividad física potencia la circulación del sistema linfático. Este sistema linfático, no sólo transporta las toxinas y los residuos para su eliminación del cuerpo, sino que también produce y transporta células inmunitarias para luchar contra las infecciones y otras enfermedades. Mientras que la sangre es impulsada por el cuerpo mediante el bombeo del corazón, la linfa no tiene tal bomba y depende del movimiento del cuerpo.
  2. Mantener una dieta saludable. Siempre que sea posible, consuma productos orgánicos. Concéntrese en el consumo de alimentos integrales. Evite alimentos que produzcan inflamación, como los que están muy procesados, los que contienen azúcar refinado o los que tienen ingredientes artificiales.
  3. Consuma antioxidantes. Vitamina Avitamina Cvitamina E, y selenio son buenos ejemplos. Los antioxidantes se encuentran en numerosas fuentes de alimentos entre ellos nueces, fresas cacaolas judias, y las. El Té verde ambién contiene altos niveles de antioxidantes. Solo se debe tener cuidado al usarlo si se tiene sensibilidad a la cafeína. Si padece alguna enfermedad, es aconsejable que consulte a su médico antes de tomar té verde.
  4. Incluya prebióticos en su dieta.  Los prebióticos  son componentes alimentarios naturales que el cuerpo no puede digerir. No obstante, las bacterias favorables del intestino se alimentan de los prebióticos. Por lo tanto, una dieta rica en prebióticos ayuda a mantener una buena salud digestiva, favoreciendo el sistema de desintoxicación del tracto gastrointestinal. Puedes encontrar prebióticos en alimentos como la avena, la cebolla, el ajo crudo, las alcachofas, los plátanos, los espárragos y los tomates.
  5. Escoja productos ecológicos, si los alimentos forman parte de la Docena Sucia.. Consulte el sitio web del Environmental Working Group (EWG) y tome nota de la lista de la Docena Sucia. El EWG actualiza esta lista cada vez, clasificando la contaminación por pesticidas de 48 frutas y verduras populares; 
  6. Hay que beber cantidades suficientes de agua. Beber agua hace algo más que saciar la sed. Facilita la digestión, favorece la absorción de nutrientes y ayuda a eliminar los desechos. Como recomendación general, el número de onzas de agua que debe beber es igual a la mitad de su peso corporal (en kilogramos). Sin embargo, esta medida es solo una guía, ya que las necesidades de su cuerpo varían en función del clima, la enfermedad, la actividad física y el estado de embarazo.
  7. Restrinja la ingesta de alcohol. Cuando se bebe demasiado alcohol, se puede dificultar la función hepática. El hígado, es uno de los órganos más importantes del cuerpo en su sistema de desintoxicación. Según las Guías Alimentarias para los Estadounidenses, el consumo moderado de alcohol es una bebida al día para las mujeres y dos bebidas al día para los hombres. Una bebida estándar se define como 12 onzas de cerveza normal, 5 onzas de vino o 1,5 onzas de licor. Evidentemente, cuanto menos alcohol consuma, mejor será para su hígado y el sistema de desintoxicación de su cuerpo.
  8. Descansar adecuadamente. La calidad del sueño permite a su cuerpo eliminar las toxinas que se acumulan a lo largo del día. La Fundación Nacional del Sueño recomienda que los adultos sanos duerman entre 7 a 9 horas por noche. En el mejor de los casos, dicho intervalo de tiempo debe producirse mientras está oscuro, antes de que salga el sol. También es importante ser constante a la hora de acostarse. El sueño más reparador se produce en las primeras horas de la noche. En caso contrario, el cuerpo tiene problemas para adaptarse y el sueño se vuelve menos reparador;
  9. Controle el estrés. Como ya se ha mencionado, el equilibrio hormonal es una parte importante de la desintoxicación y la salud inmunológica. Sin embargo, cuando la hormona del estrés, el cortisol, permanece elevada durante demasiado tiempo, puede romper ese equilibrio. Intente practicar técnicas de control del estrés como el yoga, la meditación o la respiración. 
  10. Cambie sus productos de higiene personal y de limpieza convencionales por otros naturales. Puede reducir su exposición potencial a productos químicos tóxicos cuando eliges agentes de limpieza naturales como vinagre and el bicarbonato de soda. Lea las etiquetas de los productos que utiliza en su casa y opte por los que tienen ingredientes naturales;
  11. Compruebe si sus productos de higiene personal contienen sustancias químicas nocivas. Busca y evita estos posibles tóxicos comunes: parabenos, ftalatos, polietilenglicol, propilenglicol. En lugar de un antitranspirante, use desodorantes sin aluminio.
  12. Evitar los recipientes de plástico y los revestimientos antiadherentes. El BPA (bisfenol A) y las PFAS (sustancias perifluoradas y polifluoradas), son disruptores endocrinos que se encuentran habitualmente en los productos domésticos. 
  13. Para las botellas de agua y el almacenamiento de alimentos, utilice vidrio o acero inoxidable. En lugar de envoltorios de plástico, utilice cera de abeja o papel pergamino. Evita productos alimenticios enlatados, ya que a menudo están recubiertos de BPA o sustitutos del BPA. Sin embargo, hay algunas marcas que no utilizan BPA (o sustitutos) en el revestimiento de sus latas. No introduzca el plástico en el congelador, el lavavajillas o el microondas, ya que las temperaturas calientes y frías pueden hacer que se liberen más sustancias químicas. En lugar de sartenes antiadherentes, utilice variedades de acero inoxidable o hierro fundido.

Referencias:

  1. Bereshchenko O, Bruscoli S y Riccardi C (2018) Glucocorticoides, hormonas sexuales e inmunidad. Front. Immunol. 9:1332.
  2. Cummings JH, Macfarlane GT. Gastrointestinal effects of prebiotics. Br J Nutr. 2002 May;87 Suppl 2:S145-51.
  3. Gorgogietas, V. A., Tsialtas, I., Sotiriou, N., Laschou, V. C., Karra, A. G., Leonidas, D. D., Chrousos, G. P., Protopapa, E., & Psarra, A. G. (2018). Potential interference of aluminum chlorohydrate with estrogen receptor signaling in breast cancer cells. Journal of molecular biochemistry, 7(1), 1–13.
  4. Zota, A. R., Singla, V., Adamkiewicz, G., Mitro, S. D., & Dodson, R. E. (2017). Reducing chemical exposures at home: opportunities for action. Journal of epidemiology and community health, 71(9), 937–940.
 

Artículos relacionados

Mostrar Todos

Bienestar

5 maneras naturales de mejorar su estado de ánimo

Bienestar

Para el Día de la Madre, 7 ideas caseras y naturales para regalar en 2021

Bienestar

¿Las vitaminas liposomales pueden ofrecer más beneficios para la salud?