beauty2 heart-circle sports-fitness food-nutrition herbs-supplements

6 Señales de que su sistema inmunológico podría necesitar un refuerzo

Por la dra. Venus Ramos

En este artículo:


Hay signos físicos que pueden servir como señales de advertencia para que usted tome medidas para atender su salud inmunológica.

Su sistema inmunológico podría estar débil si nota cualquiera de los siguientes factores:

‌‌‌‌1. Frecuentemente padece infecciones

Si bien no es inusual resfriarse durante los meses de invierno, si usted parece estar siempre pescando el último resfriado que se encuentra por ahí, o si sus síntomas duran más que los que le rodean, puede ser una señal de que su sistema inmunológico necesita ayuda.

Las aftas persistentes o recurrentes, las úlceras bucales, las infecciones de la vejiga o las infecciones cutáneas por hongos también son señales probables.

La Academia Americana de Alergia, Asma e Inmunología también destaca algunas señales de alerta para considerar un trastorno de inmunodeficiencia:

  • Más de cuatro infecciones de oído en un año después de los 4 años de edad
  • Neumonía recurrente
  • Presencia de sinusitis crónica o más de tres episodios de sinusitis bacteriana en un año
  • Necesita antibióticos preventivos para disminuir el número de infecciones
  • Infecciones bacterianas comunes que se convierten en infecciones inusitadamente severas
  • Un adulto que necesita más de dos tratamientos de antibióticos por año

‌‌‌‌2. Sufre de alergias

Es muy probable que usted padezca una enfermedad de larga duración como la fiebre del heno estacional o alergia a la caspa de las mascotas. Ahora bien, si usted comienza a tener ojos llorosos, dolores en las articulaciones, erupciones en la piel o malas reacciones a los alimentos con frecuencia, tal vez deba examinar más de cerca la función de su sistema inmunológico. 

3. Tiene problemas intestinales

Si usted tiene diarrea, hinchazón o estreñimiento recurrentes, puede haber un problema con su tracto digestivo. Hay un tremendo número de células inmunes que residen en su intestino. Estas células forman el tejido linfoide asociado a los intestinos (GALT, por sus siglas en inglés) y representan alrededor del 70 % de su sistema inmunológico. Así que los síntomas digestivos persistentes pueden indicar que hay un problema en el sistema inmunológico.

4. Sus heridas cicatrizan lentamente

Si las heridas en la piel tardan más tiempo en curarse de lo normal, es posible que el sistema inmunológico no esté funcionando como debería. Se necesitan células inmunes sanas para que la piel se regenere y así poder curar una herida.

‌‌‌‌5. Siempre se siente cansado

Podría haber varias razones por las que está cansado. Tal vez está muy estresado, con exceso de trabajo, o simplemente no está durmiendo suficiente. Tal vez exista una razón médica como la anemia o el hipotiroidismo. Si ha probado dormir un poco más y todavía se siente agotado, puede ser que su cuerpo esté intentando almacenar energía para apoyar un sistema inmunológico debilitado.

6. No está recibiendo suficiente luz solar

Esto no es realmente una señal, es más bien una razón Pero aún así es una situación que debería alertarle sobre la posibilidad de que su sistema inmunológico se encuentre más debilitado de lo normal. La piel utiliza la luz UV del sol para producir vitamina D, un importante regulador del sistema inmunológico. Además, las investigaciones han demostrado que la luz azul que se encuentra en los rayos solares activa directamente las células inmunes clave para poder movernos más rápido.

Cómo fortalecer un sistema inmunológico débil

Si ve signos de que su sistema inmunológico se ha debilitado, entonces debe tomar las medidas necesarias para restablecer su salud inmunológica. 

Consulte con su médico para que le ayude a determinar si existe una causa subyacente a su problema inmunológico. También hay varias estrategias que puede implementar para mejorar la función de su sistema inmunológico. 

Comer una dieta saludable

Todo el cuerpo depende de una buena nutrición y eso incluye al sistema inmunológico. Evite los alimentos procesados y fritos, ya que tienden a ser más inflamatorios. Limite su consumo de azúcares añadidos. El azúcar no sólo desencadena una ola de inflamación en el cuerpo, sino que también puede suprimir ciertas respuestas inmunológicas. Los estudios han demostrado que el consumo de azúcar puede disminuir la capacidad de los glóbulos blancos para absorber bacterias y el efecto puede durar unas cuantas horas.

Concéntrese en una dieta de alimentos integrales. Coma muchas frutas y verduras, ya que su contenido de polifenoles puede ayudar a reducir la inflamación y mejorar su respuesta inmunológica; Más información sobre los polifenoles.

Hacer suficiente ejercicio 

Existe suficiente evidencia de que el sistema inmunológico se beneficia de la actividad física regular. El ejercicio aumenta la producción de macrófagos; las células inmunes que se centran en destruir los organismos nocivos como los virus y las bacterias. También ayuda a la circulación de la sangre, mejorando el flujo del líquido linfático. Este fluido es lo que viaja a través de los tejidos para eliminar sustancias no deseadas como toxinas, bacterias y productos de desecho. Además, el ejercicio desencadena la liberación de endorfinas en el cuerpo para ayudar a aliviar el estrés.

Es importante no sobreentrenarse, ya que eso podría ocasionar cierta supresión inmunológica. Si ya tiene un sistema inmunológico débil, debe tener aún más cuidado de evitar hacer ejercicio con demasiada frecuencia o intensidad. Recuerde también que debe contar con suficiente tiempo de recuperación entre los entrenamientos. Si todo el tiempo tiene mucha sed, experimenta más fatiga de lo habitual o tiene dolores musculares que duran más de los 1 o 2 días habituales de dolor muscular de aparición retardada, entonces puede que quiera tomarse un día de descanso o disminuir la intensidad del ejercicio.

Dormir profundamente y de forma reparadora

Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, los adultos deben procurar dormir al menos siete horas cada noche. Un sueño inadecuado aumenta la inflamación y perjudica la capacidad del cuerpo para combatir las infecciones.

La Dra. Anne Kennard, gineco-obstetra certificada y entrenada en medicina integral, cree que el sueño profundo y reparador puede lograrse a través de hábitos muy intencionales. ¿Sus consejos? "Apagar los aparatos electrónicos varias horas antes de ir a la cama; mantenerlos fuera del dormitorio; mantener la habitación oscura y fresca; despertarse y dormir a la misma hora aproximadamente todos los días; salir al exterior en las primeras horas de la mañana para conseguir que la producción natural de melatonina sea un ritmo circadiano adecuado". El Dr. Kennard explica que son hábitos que promueven una buena higiene del sueño.

Aliviar el estrés

El estrés crónico causa un aumento de la inflamación en el cuerpo. También puede disminuir el abastecimiento de células inmunes que ayudan a nuestros cuerpos a combatir las infecciones. Los investigadores han descubierto que las personas que sufren estrés son más susceptibles a desarrollar un resfriado común.

Existen muchas técnicas para aliviar el estrés que puede probar:

  • Yoga
  • Meditación 
  • Ejercicios de respiración profunda
  • Llevar un diario de gratitud en el que se escribe lo que nos hace sentir agradecidos cada día
  • Hablar con un amigo o familiar que nos apoye

Disfrutar del sol

Si pasar demasiado tiempo adentro fue una de las señales que le alertó de que podría tener un sistema inmunológico débil, entonces puede que ya reconozca la necesidad de salir al exterior más a menudo. Como ya se ha descrito, la luz del sol estimula la producción de vitamina D, una vitamina importante para la salud inmunológica, la cual da energía a las células que participan en la respuesta inmunológica.

Por supuesto, siempre hay que tener cuidado y evitar los peligros para la salud por una exposición prolongada al sol. Intente estar en el sol durante 15-20 minutos cada día y useprotector solar.

Verifique su nivel de vitamina D y optimícelo

La vitamina Des una de las vitaminas más importantes que contribuyen a la salud inmunológica.

Al realizar la prueba de la vitamina D, la forma que se mide es 25-hidroxicolecalciferol (o 25-hidroxivitamina D). La doctora Veronica Anderson, una médica integradora certificada en medicina funcional, dice que para la mayoría de los laboratorios, el límite inferior de lo normal es de 30 ng/mL. Y explica, "El [nivel] óptimo tiende a ser de 60-100 [ng/mL] en rango".

Obtener suficiente vitamina C

En el caso de las personas con mayor estrés físico, se ha demostrado que la vitamina Cdisminuye el riesgo de desarrollar el resfriado común en un 50%. Si bien esta reducción del riesgo no se ha observado en el promedio de la población, los estudios han demostrado que la administración regular de suplementos de por lo menos 200 mg de vitamina C puede ayudar a disminuir la duración del resfriado común o a reducir la gravedad de los síntomas.

Considere los alimentos y suplementos herbales

Aunque puede ser tentador encontrar algunos "potenciadores del sistema inmunológico" para ayudar a la causa, un potenciador no siempre es el mejor método. Hay momentos en los que la respuesta inmunológica necesita ser estimulada y otros en los que debe mantenerse controlada. Sin embargo, hay ciertos alimentos y suplementos que pueden ayudar a que el sistema inmunológico funcione de la manera más eficaz posible.

Adaptógenos

Los adaptógenos son plantas que se han utilizado durante siglos en la medicina china ymedicina ayurvédica. Para ser considerada un adaptógeno, una planta debe ser no tóxica. Debe tener una actividad no específica tal que "normalice" las funciones corporales, independientemente de la dirección del cambio de la norma causado por el factor estresante. Por lo tanto, no debe ser ni un estimulante ni un sedante. También debe mejorar la resistencia general del cuerpo, disminuyendo la sensibilidad a los factores de estrés.

La doctora Verónica aclara: "Los adaptógenos realmente ayudan a reducir los niveles de estrés desde un punto de vista emocional y ayudan a que el cuerpo haga frente desde un punto de vista [físico], así como a modular el sistema inmunológico". Los adaptógenos que ella recomienda para la salud inmunológica incluyenRhodiola,ashwagandha,ginseng americano yginseng siberiano.

Melatonina

La melatonina es una hormona que el cuerpo produce al checer, indicándole al cuerpo que se prepare para el sueño. "La melatonina no sólo es un antioxidante e inhibe la inflamación", dice la doctora Kennard, " también se ha demostrado que reduce la lesión pulmonar oxidativa y la inflamación en el contexto de las enfermedades pulmonares". Por todas esas razones el Dr. Kennard cree que sería prudente considerar unsuplemento de melatonina.

Cúrcuma

La cúrcuma contienecurcumina, un compuesto que ha demostrado reducir la inflamación en el cuerpo. La Dra. Kennard considera que es particularmente apropiada para ser usada durante la temporada de resfríos y gripe. "Reducirá el apego, la replicación y la activación viral", señala, "y también suprime las citoquinas clave". Las citoquinas son proteínas liberadas por el cuerpo que coordinan la respuesta inmune a la infección. Una tormenta de citoquinas es una complicación cuando la respuesta inmune se acelera. 

Antes de hacer cualquier cambio en su dieta o su actividad física, es aconsejable que busque el asesoramiento de su médico. Tener el equipo adecuado de profesionales de la salud y proveedores de productos es importante para guiar su camino hacia una salud inmunológica óptima.

Artículos relacionados

Mostrar Todos

Bienestar

Una guía de 5 minutos sobre el potasio: beneficios, deficiencia y mucho más

Bienestar

Las 10 principales hierbas ayurvédicas y sus beneficios para la salud

Bienestar

Los mejores hábitos de salud y bienestar de los profesionales