beauty2 heart-circle sports-fitness food-nutrition herbs-supplements
Nutrición

Una guía sobre los sustitutos para hornear sin transgénicos

14 Mayo 2019

En este artículo:

Muchas personas desean mejorar sus hábitos alimenticios orgánicos mediante la reducción del consumo de organismos modificados genéticamente o transgénicos (OGM). Por lo general, los alimentos modificados genéticamente contienen altos niveles de toxinas y es más probable que provoquen alergias. Además, el cultivo de transgénicos puede tener algunos efectos negativos sobre la biodiversidad.

Si bien puede resultar bastante sencillo detectar carne o productos etiquetados con transgénicos otros ingredientes transgénicos pueden entrar en la dieta de forma muy sutil. Una de las maneras más fáciles en que los alimentos transgénicos se infiltran en la dieta es a través de los ingredientes para cocinar.

Por ejemplo, aunque es posible que una marca pueda etiquetar una mezcla para hornear como “orgánica” o “sin gluten”, los ingredientes del kit o de la mezcla podrían provenir de alimentos transgénicos. Las fuentes ocultas de alimentos transgénicos o las bases de ingredientes de uso frecuente pueden incluir lo siguiente:

  • Maíz transgénico
  • Soya transgénica
  • Remolacha azucarera transgénica
  • Arroz transgénico
  • Papas transgénicas
  • Fructosa transgénica
  • Goma xantana transgénica

Incluso si uno no reconoce de inmediato la fuente de alimentos sin procesar o la base de un producto transgénico, cualquiera puede reconocer el riesgo al mirar los ingredientes delatores para hornear. Algunos de los ingredientes para hornear transgénicos ocultos más comunes incluyen productos secos como harina (tales como trigo, arroz, cebada o harina de papa), almidón de maíz, almidón de tapioca, jarabe de maíz, azúcar (sorgo) y varios extractos aromatizantes. En los hogares también se pueden encontrar ingredientes transgénicos ocultos en los productos para hornear que se utilizan en la preparación de alimentos, como la mezcla para pasteles, la mezcla para rebozado de panqueques, los kits de horneado “instantáneo” o la pasta de hojaldre. Los aditivos de panadería riesgosos también pueden incluir ingredientes refrigerados no orgánicos como huevos, leche o fruta. Por suerte, una mirada a algunas de las mejores alternativas sin transgénicos puede ayudar a cualquier comprador a tomar una decisión bien fundamentada sobre los hábitos de horneado orgánico.

Huevos y sustitutos de huevo sin transgénicos

Donde se esconden los transgénicos: ya sean blancos o marrones, los huevos en la sección de productos lácteos de la tienda de comestibles suelen provenir de pollos comerciales. La práctica habitual en la cría de pollos comerciales es utilizar piensos para pollos a base de transgénicos. Incluso si una persona opta por criar pollos en privado, algunas de las marcas más populares de alimentos para pollos o pellets son de goma xantana. Con frecuencia, los fabricantes y procesadores de alimentos extraen goma xantana del maíz o de la soya transgénica. Otro método muy utilizado para producir goma xantana es extraerla de la leche modificada genéticamente. Además, muchos alimentos para pollos domésticos a base de trigo provienen directamente de cosechas de cereales transgénicos.

Sustituto(s): al comprar huevos directamente, los compradores pueden optar por huevos orgánicos no modificados genéticamente o por huevos orgánicos certificados por el Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA). Los nutricionistas también recomiendan los huevos de los pollos criados en pastizales en lugar de los de las aves comerciales (criadas en gallineros). Otras alternativas ricas en proteínas incluyen los huevos de diferentes tipos de aves de corral (como los huevos de pato orgánicos o los huevos de ganso orgánicos).

También existen excelentes alternativas vegetales a los huevos transgénicos. Las semillas de linaza orgánicas o las semillas de chía orgánicas son sustitutos populares de los huevos no transgénicos. El gel natural liberado de la linaza y la chía puede actuar como el aglutinante necesario para numerosas recetas, reemplazando así el papel tradicional de los huevos en la cocción. Para preparar un “huevo” de linaza o de chía, utilice la siguiente receta:

Receta de “huevo” orgánico con linaza o chía

Ingredientes:

Instrucciones:

  1. Coloque el agua en un recipiente a prueba de calor.
  2. Añada la linaza o la chía y revuelva suavemente.
  3. Deje reposar la mezcla durante unos cinco minutos para que se enfríe y espese.
  4. Sustituya cada porción por aproximadamente un huevo en las recetas y disfrútelo.

Esta combinación resulta en una alternativa sabrosa, espesa y versátil al uso de huevos comerciales para hornear. Las ideas de recetas compatibles con los “huevos” de linaza o chía incluyen panqueques, brownies, muffins, pan y galletas orgánicas.

Leche no transgénica y sustitutos de leche

Donde se esconden los transgénico: La mayoría de la leche comprada en las tiendas proviene de granjas lecheras comerciales. Estas granjas lecheras o industriales suelen criar vacas utilizando forrajes a base de transgénicos. Este alimento puede contener granos de cereales transgénicos, soya o legumbres transgénicas y otras hierbas similares. Los alimentos comerciales también pueden contener conservantes transgénicos o subproductos de industrias relacionadas (como etanol, aceite vegetal o azúcar comercial). Además, una práctica muy común es inyectarles a las vacas antibióticos y la hormona de crecimiento recombinante de bovinos transgénicos, o rBGH, para lograr una producción de leche más abundante.

Por desgracia, las alternativas a la leche comercial o procesada también pueden incluir ingredientes transgénicos ocultos. Uno puede reconocer los aditivos transgénicos comunes en forma de azúcar refinada, lecitina de soya, goma xantana o aceites vegetales transgénicos (como los aceites comunes de soya, maíz o canola).

Sustituto(s): opte por leche no endulzada o sustitutos lácteos que muestren una etiqueta Non-GMO Project Verified o un sello orgánico del Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA, por sus siglas en inglés). La leche de cabra orgánica y la leche en polvo orgánica también son opciones populares. Además, también existen diversas variedades de leche de nuez orgánica (como la de almendras, anacardos o avellanas) que se almacenan fácilmente en las despensas de la cocina. Para las alternativas de leche enlatada, la leche de coco enlatada sin azúcar es una opción popular que puede incorporarse en una amplia gama de recetas.

Harina no transgénica

Donde se esconden los transgénicos: la harina de trigo, la harina de cebada o la harina de arroz producida en masa provienen con frecuencia de semillas de plantas modificadas genéticamente o híbridas. Además, muchas harinas de uso general o blanqueadas pueden utilizar ingredientes transgénicos durante el envasado y la transformación.

Sustituto(s): la harina de coco, harina de almendras y harina de mandioca orgánicas o con la etiqueta Non-GMO Project Verified son excelentes sustitutos de la harina tradicional. Además, la harina de quinua es una opción rica en proteínas que se utiliza cada vez más entre los vegetarianos y los veganos. Desde muffins hasta crepes, estos ingredientes dan como resultado productos horneados que muchas personas pueden digerir y rellenar fácilmente.

Almidón de maíz y levadura en polvo no transgénicos

Donde se esconden los transgénicos: la maicena es un agente espesante derivado del almidón o amiloide del maíz. La mayoría de la maicena comercial proviene de maíz transgénico. Dado que el polvo de hornear comercial generalmente contiene almidón de maíz, puede ser otra fuente oculta de transgénicos.

Sustituto(s): el almidón de arrurruz es un espesante derivado de tubérculos cosechados de forma orgánica. Es una alternativa popular a la maicena comercial. Debido a que los dietistas consideran que el arrurruz es suave para el estómago, este almidón también es un ingrediente popular para preparar productos horneados como galletas para bebés o golosinas caseras para perros. La harina de coco orgánico y las marcas de almidón de maíz con la certificación Non-GMO Project Verified son también alternativas al almidón de maíz convencional.

En lugar de polvo de hornear producido en serie, los entusiastas de la cocina pueden hacer su propio polvo de hornear orgánico para almacenar en la despensa de la cocina. Para hacer polvo de hornear casero, use la siguiente receta como una guía fácil de seguir:

Receta de polvo de hornear casero

Ingredientes:

  • 1 cucharadita de bicarbonato de sodio
  • 2 cucharaditas de crema tártara en polvo
  • 1 cucharadita de almidón de arrurruz (opcional)

Instrucciones:

  1. Revuelva el bicarbonato de sodio y la crema de tártaro en polvo hasta que estén bien mezclados. La combinación da como resultado 1 cucharada de polvo de hornear.
  2. Si almacena el polvo de hornear para su uso posterior, añada el almidón de arrurruz a la mezcla. Esta adición absorbe la humedad del aire para evitar que la porción de bicarbonato de sodio se pegue, se aglutine o reaccione antes de su uso. Almacénelo en un recipiente hermético.
  3. Para obtener los mejores resultados, úselo dentro de un mes de su preparación y disfrútelo.

Los panaderos que deseen utilizar un producto leudante en lugar de polvo de hornear pueden hacer levadura no transgénica desde cero en casa. Esta es una opción popular para recetas como el pan de molde o los panecillos de levadura. Para preparar la levadura casera, utilice la siguiente guía sencilla:

Receta de fermentación casera sin transgénicos

Ingredientes:

Instrucciones:

  1. Mezcle el bicarbonato de sodio y el líquido ácido en un recipiente de vidrio. Deje que transcurran de uno a dos minutos para que se produzca la reacción de fermentación.
  2. Use esta levadura en lugar de polvo de hornear dentro de las recetas y disfrútela.

Grasas y aceites no transgénicos

Donde se esconden los transgénicos: Además de la harina, las grasas y los aceites desempeñan un papel muy importante en el éxito de la panificación. Las grasas y los aceites aportan lubricación a la masa, prolongan la vida útil de los productos horneados y pueden desempeñar un papel en la absorción de minerales durante la digestión.

Lamentablemente, las grasas y aceites comerciales son algunas de las fuentes ocultas más comunes de transgénicos ingeridos. Los aceites comerciales populares como el aceite de maíz, el aceite de canola, el aceite de semilla de algodón y otros aceites vegetales pueden provenir de las plantas de las semillas transgénicas. Las recetas que requieren mantequilla o margarina también pueden incorporar transgénicos de manera inadvertida. Muchas marcas de mantequilla convencionales utilizan leche de vacas lecheras alimentadas con forraje bovino transgénico o que han sido inyectadas con rBGH.

Sustituto(s): use una alternativa sin transgénicos al aceite de cocina convencional. Muchos aceites orgánicos pueden realizar la misma función lubricante durante el horneado, soportan las temperaturas del horno y pueden prolongar la vida útil al retrasar la retrogradación o el proceso de endurecimiento. Por ejemplo, el aceite de oliva extra virgen se obtiene de la primera presión de aceitunas orgánicas frías, y puede proporcionar un toque terroso a cualquier receta. El aceite de coco orgánico es un aceite tropical rico en ácidos grasos saludables. Además, puede aportar sabores complementarios y aromáticos a los productos horneados. El aceite de cártamo orgánico es un aceite con un alto contenido de aceite oleico que es adecuado para alimentos horneados, así como para productos para estufas.

Para recetas que requieren mantequilla o margarina, use mantequilla orgánica en su lugar. Entre otras opciones se incluyen la mantequilla clarificada orgánica, la pasta de coco orgánica y la manteca vegetal orgánica certificada.

Endulzantes sin transgénicos

Donde se esconden los transgénicos: los endulzantes son algunas de las fuentes más fáciles de pasar por alto de transgénicos ocultos en los productos horneados. Las materias primas utilizadas para producir muchos endulzantes modernos provienen de plantas modificadas genéticamente. Por ejemplo, el jarabe de maíz convencional puede contener almidón y azúcar de malta proveniente de maíz y caña de azúcar transgénicos. La melaza y el azúcar de remolacha son algunas de las fuentes más comunes de endulzantes transgénicos que se encuentran en los postres, cereales convencionales u otros alimentos para el desayuno. El azúcar blanco, el azúcar moreno, el azúcar en polvo y el azúcar de confitería producidos comercialmente provienen normalmente de plantas cosechadas con transgénicos.

Lamentablemente, muchas alternativas al azúcar convencional pueden contener transgénicos ocultos o derivados. Por ejemplo, muchas marcas de estevia, xilitol, aspartamo y eritritol se elaboran a partir de extractos de plantas transgénicas. Aunque la miel no es un producto transgénico, la miel comercial suele contener contaminantes de polen procedentes de cultivos modificados genéticamente (como el maíz o las plantas de canola). Muchos de los preciados "toques finales" de los productos horneados también pueden traer transgénicos no deseados a la mesa del comedor. Las coberturas de caramelos convencionales, los espolvoreados y el glaseado pueden contener azúcares a base de transgénicos, colorantes comerciales y goma xantana. Dado que la fructosa comercial es con frecuencia un ingrediente clave en los aderezos de cupcakes o tratamientos, estos complementos de última hora pueden aumentar el contenido total de transgénicos de los alimentos horneados.

Sustituto(s): reemplace el jarabe de maíz tradicional con una alternativa como el jarabe de caña orgánico al 100 %. En lugar de melaza, use jarabe de arce orgánico o con la etiqueta Non-GMO Project Verified para galletas, panqueques y glaseados. El azúcar de coco orgánico es una excelente alternativa al azúcar moreno y al azúcar de remolacha. Con su sabor aromático y terroso, el azúcar de coco orgánico puede complementar una amplia gama de recetas de chocolate o de especias. Los consumidores de café también pueden usar azúcar de coco orgánico como una buena alternativa al azúcar blanco en sus bebidas matutinas. El néctar de coco y el azúcar de caña también son alternativas populares a los productos de origen transgénico.

Los panaderos o los consumidores de té a quienes les guste la miel deben comprar marcas de miel orgánica en estado puro o certificada. La miel en estado puro se somete a menos pasos de procesamiento durante la extracción, con lo cual se reduce el riesgo de exposición a contaminantes no deseados. Las personas que estén interesadas en alternativas no transgénicas al azúcar blanco deben buscar versiones orgánicas del extracto de estevia (sin los ingredientes añadidos). Los endulzantes hipocalóricos como la fruta del monje o la raíz de achicoria también son alternativas populares a los edulcorantes artificiales. También hay versiones de eritritol y xilitol con la etiqueta de Non-GMO Project Verified que pueden ser útiles para varios propósitos de horneado.

Verduras no transgénicas

Donde se esconden los transgénicos: las verduras modificadas genéticamente se han convertido en un fenómeno frecuente en todo el mundo. Algunas de las verduras transgénicas más comunes incluyen el maíz, las papas, el calabacín y la calabaza amarilla. Esto puede convertirse en un problema al comprar estos vegetales como productos frescos o sus contrapartes (como el maíz enlatado o el puré de papas instantáneo). Para los panaderos, las verduras pueden ser un componente importante de las cazuelas, las empanadas del sur de Estados Unidos y otros platos de acompañamiento. Algunas verduras también son el ingrediente característico de los platos destacados (como el pan de calabacín, los soufflés vegetarianos, los panecillos de maíz o los rollos de papa). Esto significa que las verduras comunes pueden causar un consumo excesivo de transgénicos mucho antes de la hora del postre.

Sustituto(s): Elija alternativas orgánicas certificadas al comprar productos. Los hogares también pueden considerar las versiones orgánicas enlatadas o secas para su uso en recetas básicas.

Frutas no transgénicas

Donde se esconden los transgénicos: dos de las frutas genéticamente modificadas más comunes son la manzana y la papaya. Aunque es posible que la papaya no sea un problema a menos que se hornee en un postre tropical, la manzana es uno de los ingredientes más populares que se encuentran en los productos horneados en todo el mundo. Ya sea al hornear pasteles de manzana, tartas o strudel, esta fruta puede aportar una gran cantidad de transgénicos no deseados. Los alimentos cuyo ingrediente principal es la manzana (como el puré de manzana, el zumo de manzana y la sidra de manzana) también pueden incluir transgénicos. De manera similar, muchas recetas para hornear requieren ingredientes de frutos secos (como arándanos rojos, arándanos azules, albaricoques o cerezas deshidratados). Estas frutas deshidratadas pueden contener transgénicos si se endulzan con azúcar, jarabe o remolacha comercial.

Sustituto(s): reemplace las manzanas comerciales con la variedad orgánica. También existen varios tipos de bebidas de manzana orgánicas y compota de manzana orgánica que pueden reemplazar las versiones convencionales. Si una receta requiere frutas secas o bayas, elija la opción de 100 % orgánico o con la etiqueta Non-GMO Project Verified.

Extractos de saborizantes no transgénicos

Donde se esconden los transgénicos: los extractos de sabores son una fuente de modificación genética en los alimentos que muchas veces se pasa por alto. Debido a que muchos países no regulan la fabricación de sabores y extracciones, la industria participa habitualmente en la tecnología experimental. Un ejemplo de ello es el extracto de saborizante de vainilla convencional. Muchos fabricantes utilizan la ingeniería genética sintética para producir en masa este producto, lo que da lugar a una proliferación de transgénicos para el consumo.

Substituto(s): el extracto de vainilla orgánica certificada es la alternativa común para la mayoría de las recetas de panadería. Los panaderos también pueden optar por vainilla en polvo orgánica no endulzada para la elaboración de grandes producciones de panadería.

Artículos relacionados

Mostrar Todos

Nutrición

Consejos para que los niños se coman sus verduras

Nutrición

Un saludable regreso a clases: Recetas para el almuerzo fáciles de preparar

Nutrición

La mejor guía para principiantes para el ayuno intermitente